Economía
Desigualdad



Desigualdad:
Está estrechamente vinculada con la empleabilidad del individuo. La desigualdad de oportunidades de acceso a la formación va en detrimento del conjunto de la sociedad porque se desaprovechan los talentos disponibles. Según informes de la OCDE (2014) la desigualdad en los países más desarrollados tiene un efecto negativo sobre su crecimiento futuro.

España:
Junto a algunos otros Estados periféricos de la UE es uno de los países más desiguales y cuyos índices de pobreza relativa más se han incrementado en los últimos años. El paso de los gobiernos conservador y socialista no supusieron un cambio sustancial en el aumento contínuo de la desigualdad.

En 1937, el 1% más rico acaparaba en el Reino Unido el 16,9% de la renta nacional; en 1955, el 9,3% y, en 1978, el 5,7%… pero el descenso persistente que parecía apuntar a una repartición de recursos más justa se detuvo ahí. En 2010 se había vuelto a las andadas y se acercaba ya al 15%. La práctica totalidad del crecimiento de la renta en ese periodo fue a parar al 10% más rico, sobre todo al 1%, y de manera muy especial al 0,1%. En Estados Unidos, entre 1980 y 2008, el 90% más pobre vio crecer sus ingresos un 1%, mientras que el 0,1% más rico los aumentó en un 403%. A nivel mundial, se estima que las 211.000 personas más ricas del planeta (en torno al 0,003% de la población) atesoran el 13% de la riqueza del mismo.

EE.UU.:
Según Domhoff el 1% de la población (los superricos) posee el 43% de todos los activos financieros, es decir, acciones (38%), valores (60%) y participaciones (62%). Si añadimos los ricos a los superricos el 10% de la población posee el 90% de tales activos y más del 80% de las propiedades inmobiliarias (excepto la vivienda habitual de los propietarios). Un indicador de esta concentración de la riqueza y de las rentas que de ella derivan es el enorme crecimiento del consumo de lujo. Las oportunidades de ascenso social dadas a los niños quedan ilustradas con el hecho de que entre sus universidades de prestigio sólo el 9% de los alumnos provienen de las clases menos favorecidas. La proporción de niños pobres entre el total de la población es cuatro veces mayor que la de los países escandinavos. Muchos estados gastan más en prisiones que en educación y el gasto en educación de los estudiantes privilegiados es superior al que se destina a los más pobres.

● La Ley, en su magnífica ecuanimidad, prohibe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo los puentes, mendigar por las calles y robar pan. (Anatole France) ● Atacar a los ricos no es envidia, es autodefensa. La acumulación de riqueza es la causa de la pobreza. Los ricos no son simplemente indiferentes a la pobreza; la crean y la mantienen. (Jodie Foster)

Equilibrio libertad-igualdad:
[Entre los partidos europeos de derechas e izquierdas en la segunda mitad del siglo XX] Naturalmente que había diferencias en las políticas económicas y sociales, pero en todo caso había unos principios comunes. La fiscalidad y el grado de intervención estatal eran distintos, las políticas de bienestar también, pero ningún partido relevante, en el marco de las tendencias políticas antes mencionadas, ponía en cuestión ni la economía de mercado como el mejor sistema económico para aumentar la riqueza de un país, ni las prestaciones públicas en educación, sanidad y servicios sociales como elementos para contribuir a la igualdad social entre ciudadanos. La diferencia entre derechas e izquierdas, dentro de los partidos que no propugnaban una organización social radicalmente alternativa, se centraba, pues, no en el modo de producción de bienes sino en la forma de distribuirlos. Como sostuvo Bobbio, la divergencia entre derechas e izquierdas estaba en dar preferencia al valor libertad sobre el valor igualdad o viceversa: la derecha anteponía la libertad, la izquierda la igualdad. Pero nadie negaba que en una sociedad justa ambos valores tenían una cuota importante. Que esta fuera mayor o menor distinguía a la derecha de la izquierda. (Francesc de Carreras, 2016)


Paraísos fiscales:
Frente a la idea de que Europa y Estados Unidos están endeudados con los países emergentes, en realidad no es así: la deuda neta de los países ricos es del 4% del producto interior bruto. Pero la deuda neta de los demás países es del 3%. O sea, que el planeta en su conjunto está endeudado en un 7%. ¿Con quién? ¿Con Marte? La realidad es que precisamente en torno a un 10% del producto interior bruto mundial no está en las contabilidades nacionales y es en lo que se estima lo depositado en los paraísos fiscales. O sea que no habría una transferencia de unos países a otros en términos netos sino una transferencia a los fondos financieros donde invierten los ricos para defraudar a Hacienda. (Manuel Castells, 2016)

Los Paradise Papers (nov 2017):
Arrojan luz sobre el alto grado de sofisticación y complejidad de la red del sistema offshore mundial. Los instrumentos ofrecidos tienen un diseño más complejo y seguro que lo se conoció de los papeles de Mossack-Fonseca, firma panameña al servicio de numerosos oligarcas rusos, chinos e hispanoamericanos, pero con pocos europeos y norteamericanos. Las firmas más seguras para las grandes fortunas del primer mundo están radicadas en las islas Caimán, las Bahamas, las Bermudas o Singapur. Todas fueron parte del Imperio Británico. Caimán y Bermudas son territorios británicos de ultramar. Isabel II tiene suscritos fondos offshore en estos territorios. El piloto de F1 Lewis Hamilton compró a través de la Isla de Man un ‘jet’ privado que posteriormente alquiló a una compañía inglesa para que, a su vez, se lo volviera a alquilar a él para su uso privado. Los Paradise Papers indican que unos 13 millones de dólares del dinero personal de la reina están invertidos en este tipo de fondos. El JTB Family Settlement, con el que relacionan a Xavier Trias, es un trust que tiene garantizado el anonimato. Se administraba desde Suiza y gestionaba Highgate Partners Corp, una instrumental radicada en las islas Vírgenes británicas (otro territorio de ultramar). Según los Paradise Papers políticos y funcionarios brasileños y venezolanos emplearon sociedades offshore para saquear las empresas petroleras públicas Petrobas y PDVSA.

Elusión de impuestos:
La mundialización ha convertido a los estados en la única frontera de protección frente al tsunami económico de desplazamientos de capital e incertidumbres tecnológicas que atemoriza a amplios sectores. Pero tal presión convive con la ingente y creciente masa de dinero que circula por el mundo y que apenas huelen las Haciendas de los estados. El último ejemplo, los papeles de Panamá. Una tensión que agita conciencias y obliga a revisar postulados clásicos. A su calor crecen descontentos, populistas unos, legítimos otros. Las finanzas globales están fuera del control de los estados, de hecho en muchos casos son las primeras las que controlan a los segundos, mientras deja acorralados (un corralito de verdad) a los ciudadanos a los que les declaran sus ingresos ante sus correspondientes fiscos. Las grandes empresas consiguen modificar la legislación para aprovechar legalmente todas las posibilidades para pagar lo menos posible. La gran banca internacional obtiene suculentos ingresos con el diseño de mágicas estructuras fiscales para sus clientes VIP; un negocio añadido al del lavado masivo de dinero procedente de actividades directamente delictivas, como reconocía esta misma semana el portavoz mediático de la City, el asalmonado Financial Times. La City of London, un burgo autónomo y privilegiado de Londres, con sus propias leyes e impuestos, que se rige por fórmulas de democracia corporativa, cerebro y corazón de los paraísos fiscales del planeta. En ella, David Cameron, el premier británico, ha organizado esta pasada semana una cumbre contra la corrupción y el blanqueo. Londres, capital de un Reino Unido que tiene bajo su soberanía el 25% de los paraísos fiscales del planeta, de Jersey a Gibraltar, pasando por las islas Vírgenes, que le aportan ingresos por más de 300.000 millones de euros, y que es el refugio inmobiliario y deportivo de oligarcas rusos, dictadores sanguinarios y autócratas del petrodólar. (Manel Pérez, 2016)

● Los múltiples agravios sufridos por la clase trabajadora de Trumplandia o de Brexitlandia los ha causado el sector financiero, la élite corporativa y los evasores de impuestos. (Owen Jones)

Europa Press | Desempleo 2011 | Desempleo 2012


[ Inicio | Sociedad | Chomsky | Energía | Población | Petroleo | Empleo | Alimentos | Subdesarrollo ]