Materias Primas
Precios



Materias primas:
Hacia el 1000 a.C. Europa tenía pocas cosas propias que ofrecer al mundo salvo sus minerales. La relativa importancia del interior noroccidental se debía a que proporcionaba ocasionalmente productos brutos que necesitaban Asia y el Egeo. Los pueblos del Sudán destacaron alrededor de Meroe gracias a la afortunada concurrencia de la existencia de hierro, combustible y técnicas de fundición obtenidas del contacto con los asirios. Las herramientas de hierro ampliaron las tierras cultivables hacia el sur y los cushitas disfrutaron de unos trescientos años de prosperidad.

Precios:
En 2003 se inicia una tendencia alcista en los precios. Jeremy Grantham, jefe de inversiones de GMO Capital, escribió en el ensayo Es hora de despertarse: los días de los recursos abundantes y de los precios a la baja sa han acabado para siempre. Para Grantham, la evolución histórica de los precios de las materias primas ha constituido una ayuda inestimable para el progreso económico de la humanidad, ya que en el transcurso del último siglo dichos precios han disminuido de forma sostenida. Esta tendencia queda claramente reflejada si se analiza el comportamiento de un índice desarrollado por GMO Capital a partir del control de 33 de los productos básicos más importantes (aluminio, carbón, aceite de coco, café, cobre, maíz, algodón, fosfato diamónico, semillas de lino, oro, mineral de hierro, yute, manteca, gas natural, plomo, níquel, petróleo, paladio, aceite de palma, pimienta, platino, madera, caucho, plata, sorgo, soja, azúcar, estaño, tabaco, uranio, trigo, lana y zinc). Desde 1900, y en el transcurso de 102 años, el citado índice ha caído a un ritmo medio del 1,2% anual, una vez ajustada la inflación a los valores mínimos alcanzados en el 2002. Por supuesto que esta evolución aparece jalonada por una larga serie de ciclos de subida y bajada de desigual magnitud, entre los que sobresalen cuatro picos de precios máximos relacionados con la Primera y Segunda Guerra Mundial y con los dos shocks petroleros acaecidos en los setenta y ochenta.

[2002:]
Durante poco más de un siglo esta claro, pues, que el aumento de la productividad derivado de los avances tecnológicos ha superado los inconvenientes previstos por la ley de los Rendimientos Decrecientes. Sin embargo, a partir del 2002 – un año que para Grantham será recordado en los libros de historia-algo fundamental parece haber cambiado. Con altibajos notables, los precios de las materias primas han iniciado una escalada espectacular, más abrupta que la experimentada durante la Segunda Guerra Mundial y que ha borrado de un plumazo el declive de precios experimentado en los últimos cien años. Sin duda, lo acontecido refleja una explosión sin precedentes de la demanda por parte de las grandes demografías, China e India, así como del resto del mundo en desarrollo. (Mariano Marzo, mayo 2011)

Aumento de la demanda de alimentos:
El crecimiento acelerado del consumo de grandes países emergentes (China, India) han presionado los mercados de cereales, oleaginosas, lácteos, cárnicos y otros, provocando alzas significativas de precios. Los ingresos mundiales han venido creciendo un 5% anual en los últimos años, un 4% en términos de crecimiento per cápita. Al mismo tiempo aumentó la demanda de alimentos. La demanda de carne intensifica la presión sobre el precio del cereal y las semillas oleaginosas. Para producir un kilo de carne se requieren varios de pienso.

Se prevé que la industria de la automoción necesitará hacia 2020 mayores cantidades de cobre, níquel y aluminio para desarrollar los nuevos coches eléctricos. China, principal consumidor de metales industriales desde hace 15 años, consume la mitad de la producción mundial. Se atenuará durante la transición de la economía china hacia un crecimiento más apoyado en el consumo.


[ Inicio | Sociedad | Subdesarrollo | Librecambio | Iraq | Nuclear | Fotovoltaica | Eólica ]