Asia
Japón



Japón:
El largo aislamiento de Japón terminó bruscamente en la década de 1850. En 1852 el presidente Fillmore autorizó una expedición naval coercitiva al mando de Matthew Calbraith Perry (1794-1858). El 8 de julio de 1853 cuatro barcos armados entraron en el puerto de Tokyo para exigir una reunión con un alto funcionario. La petición debía ser atendida bajo la amenaza de desembarco bélico. Perry pudo entregar sus reclamaciones comerciales y diplomáticas y abandonó la ciudad hasta su regreso en febrero de 1854 con siete barcos artillados y con muestras de productos occidentales. Japón firmó un tratado el 31 de marzo regulando el comercio y con el compromiso de tratar mejor a los marinos náufragos arribados a sus costas. Se inicia en ese momento una pugna interna entre los partidarios de volver al aislamiento y los que defendían el desarrollo adoptando la técnica e industria occidentales. En 1863 los británicos bombardeaban brutalmente la ciudad portuaria de Kagoshima como represalia por la muerte de uno de sus nacionales. El incidente inicial fue el castigo mortal de un británico por una altiva y temeraria ruptura del protocolo debido al regente de Satsuma (incidente de Namamugi). El bombardeo naval causó enormes daños materiales que incluían 500 casas incendiadas y 3 vapores locales hundidos.

En noviembre de 1867 Mutsohito sube al trono, obliga a dimitir al shogun Keiki (1868) y traslada la capital a Tokyo (noviembre de 1868). En 1868 el Imperio del Sol Naciente experimentó una fulminante revolución. Se terminó de forma sumamente rápida con el feudalismo y se sometió al país a una forma de despotismo ilustrado. La sociedad japonesa pasó de la Edad Media a la era del gran capitalismo en unas pocas décadas. La aristocracia tradicional fue doblegada; las revueltas campesinas, reprimidas; el Estado, reformado desde la raíz, y la industria, impulsada por un gobierno que asumió con decisión el papel de empresario. Se condujo al país a marchas forzadas hacia un capitalismo de grandes corporaciones industriales y financieras cimentado en presupuestos muy distintos de los de su modelo occidental. Esta variante del capitalismo resultó de gran eficacia en sus resultados y se logró evitar un destino similar al de China, con economía y gobierno bajo control occidental. A finales del siglo XIX la nueva nación industrial se contaba entre las grandes potencias imperialistas. En 1876 William Elliot Griffis publica The Mikado's Empire, obra que contribuyó a popularizar en occidente el término arcaico mikado como emperador del Japón. En japonés el término correcto para designar al emperador es Tenno (soberano o príncipe celeste). El emperador viviente recibe el título de Tenno Heika, equivalente a Su Majestad el Emperador. A veces se designa al emperador viviente con el nombre de Tenshi Sama (Hijo Celeste). En 1877 tiene lugar la rebelión de Satsuma llevada a cabo por samurais opuestos a la creación de un ejército formado por el pueblo llano. Ganó la instrucción moderna y desapareció el Japón feudal. En 1889 se promulga una constitución según el modelo alemán que se expresaba creando las condiciones para un sistema conservador y militarista. El desarrollo económico crece con rapidez. En la década de 1890 se desarrolla un plan expansivo para imponerse a China y Rusia. En enfrentamiento bélico obtiene Taiwan y una Corea independiente para intervenir en ella.

Batalla de Tsushima (1905)
La escuadra rusa, al mando del almirante Rodjestvensky, alineaba 11 acorazados (de ellos 5 muy modernos), 9 cruceros acorazados, 8 destructores y ocho buques auxiliares. La escuadra japonesa del vicealmirante Heihachiro Togo estaba formada por 5 acorazados (uno muy anticuado), 8 cruceros acorazados de nueva construcción, 21 destructores y 80 torpederos. Un eficaz poder ofensivo superó a los formidables blindajes rusos. La rapidez y precisión de la artillería japonesa tenía una clara ventaja. Los proyectiles eran de mayor poder explosivo. Los japoneses se dispusieron a 5.600 metros de distancia y abrieron fuego sin réplica por parte de la escuadra rusa. Siete de los magníficos acorazados y cuatro cruceros rusos resultaron hundidos. Tres acorazados se rindieron

Siglo XX:
El 30 de julio de 1912 muere el emperador Mutsohito (Meiji) y le sucede su hijo Yoshihito (Taisho). Se construía una incipienete marina de guerra con acorazados de características ambiciosas. El 15 de agosto de 1914 Japón remitió a Alemania un ultimátum exigiendo que sus barcos abandonaran las aguas del Pacífico. Alemania no contestó y Japón le declaró la guerra el 23 de agosto. El puerto chino de Kiaochow, controlado por los alemanes es cercado y finalmente tomado el 17 de noviembre. China reclamó la restitución de su enclave pero Japón siguió mostrando mayores apetencias de territorios. Continuó ocupando las islas alemanas del Pacífico (Marianas, Marshall, Carolinas y Palau). Los tratados firmados después de la guerra otorgaron estas islas a Japón. El 18 de enero de 1915 Japón presenta a China las Veintiuna Peticiones, una serie de exigencias extremas en territorios y concesiones económicas. Una vez iniciada la Revolución rusa los Aliados occidentales llevan a cabo medidas intervencionistas en los asuntos rusos y Japón se suma desembarcando soldados en Vladivostok el 5 de abril de 1918. En 1926 Hirohito sube al trono del emperador. Favorece la continuidad de la creciente militarización y expansión imperialista sobre Asia y el Pacífico. En julio de 1937 tropas japonesas ocupan extensos territorios de China. En agosto bombardean posiciones chinas con gas. En diciembre entran en Nankín y comienza la matanza de 200.000 civiles.


Innovaciones extranjeras (s.XX):
[Como primera causa del éxito está] Una incontestable actitud para asimilar innovaciones extranjeras. Por ese sentido innato de la observación que le hace reparar en todo, incluso en las cosas más imperceptibles, por ese deseo de aprender sin límite, de perfeccionarse para superar a sus vecinos, de adoptar lo que hay de mejor y mejorarlo aún más, el japonés es temible competidor en el mercado internacional. Añade además a esta extraordinaria disposición de espíritu el mayor triunfo, el de una mano de obra de la que obtiene el máximo provecho. Como además, en su búsqueda, vital para él, de divisas extranjeras, el industrial japonés consiente en reducira al máximo sus beneficios desde el momento en que las entradas de monedas fuertes son importantes, su posición en la concurrencia internacional está particularmente bien afianzada.

[Frugalidad y reconocimiento social:]
Se debe en segundo lugar a una frugalidad legendaria y a hábitos espartanos. El japonés se contenta con vivir él y los suyos. El lujo -como la abundancia- es aquí signo de vulgaridad y la riqueza no acarrea en absoluto la consideración social. Por ello se explica sin duda la aceptación por cada uno, incluso cuando su competencia está unánimemente reconocida, de salarios muy bajos. ¡Qué importa, si tiene asegurada la subsistencia, el hogar y el vestido! [...] El milagro japonés puede explicarse por el sentido de grupo y la tradición ancestral de sumisión al jefe. [...] La noción de prosperidad personal no tiene ninguna significación profunda en el Japón. El individuo se forma a lo largo de toda su existencia en sucesivas comunidades: familia, pueblo, empresa, y su posición social está en relación directa con el valor atribuido (a la empresa) que lo ha contratado. Así, la personalidad de cada uno se diluye tras la fuerza del grupo. (J.Robert, 1967)


[ Inicio | Documentos | Molucas | Insulindia | Indico | Marco Polo | Notas | Documentalistas | Expediciones ]