Costas
Norte de Europa



Costas Norte de Europa:
Las costas que presentan fiordos no fueron erosionadas por los ríos sino por extensas lenguas glaciares en otras épocas. En la bahía d'Audierne, en la Bretaña, pueden apreciarse desigualdades extremas debido a que las diferencias litológicas son muy acusadas.

Escandinavia:
En la costa de skiärs en las cercanías de Estocolmo las aguas y tierras se mezclan de forma confusa formando caprichosos recodos. Son costas resultado de la depresión que produjo en Escandinavia el paso del casquete polar. El mar avanzó por la llanura semihundida que se produjo dejando canales, pequeñas islas y bajos promontorios. Finlandia hace uso de rompehielos en invierno para abastecer a algunas poblaciones junto al Báltico. El aislamiento es acentuado por un tipo de costa en la que emergen incontables pequeñas islas de granito. La difícil orografía permite la preservación de formas de vida tradicionales basadas en la pesca y la agricultura. Otra importante ocupación tradicional finlandesa es la explotación de sus bosques de coníferas y abedules, que cubren el 70% de la superficie del país. El mar Báltico es resultado de un bloque hundido y constituye la mayor penetración marina de Europa. El mar de Noruega es también el resultado de un bloque hundido. Los alrededores de Bergen, Noruega, ofrecen un tipo de estructura arqueada singular. Los pliegues costeros adoptan la forma de arcos de circunferencia concéntricos. Cuando el mar invadió la tierra, las aguas siguieron la forma de la tectónica existente y aparecieron bahías unidas por pequeños canales. Noruega, Escocia e Islandia tienen profundos fiordos. Al sur de las islas Spitbergen, siguiendo la corriente cálida cambia de forma muy pronunciada el límite de la banquisa de invierno y verano y el límite de los hielos flotantes.

Las islas Británicas:
Quedaron separadas del continente por el paso de Calais en épocas muy recientes, a comienzos del Neolítico. El impresionante acantilado de creta de la isla de Wight tiene larga tradición como testigo de la navegación que se enfrenta a las corrientes de Solent y Spithead. Cowes, en el extremo norte de la isla, fue una de las cunas del yatching británico. En 1812 en Lyme Regis, en la costa de Dorset, una niña llamada Mary Anning encontró un extraño monstruo marino fosilizado de cinco metros de longitud, que se conoce hoy como el ictiosaurio, incrustado en los empinados y peligrosos acantilados del canal de la Mancha.

Canal de Bristol:
El canal de Brístol tiene 135 km de extensión y en su punto más ancho mide más de 50 km. El límite más bajo del canal se encuentra entre St. Govans Head, en Pembrokeshire, la isla de Lundy, y la Punta de Hartland en Devon. El límite superior está entre Sand Point, Somerset y Lavernock Point en el sur de País de Gales. El noroeste de Pembrokeshire y el norte de Cornwall están fuera de los límites del canal y se consideran costas del océano Atlántico, a pesar de que Bude, al norte de Cornwall era conocida por los marinos en su ruta a Cardiff como «la puerta de entrada al canal de Brístol». Entre las numerosas islas poco habitadas están: Lundy, que forma parte del condado de Devon en Inglaterra, es la de mayor superficie (4,24 km²); Steep Holm, parte de Somerset (25,51 hectáreas); Flat Holm, al norte de Steep Holm, parte de Glamorgan en País de Gales. Las islas son una reserva natural en donde habitan numerosas especies de aves como gaviotas, fulmares, cormoranes, alcas, araos, frailecillos, ostreros, alondras, mirlos negros, petirrojos y pardillos. El canal se ve afectado por mareas muy pronunciadas, la segunda más grande del mundo después de la bahía de Fundy. Durante las horas de marea baja permanecen emergidos vastos bancos de barro en los bordes del canal.

Las masas de aire que se desplazan desde el frío Mar del Norte hacia los países europeos adyacentes son seguidas con la máxima atención y registradas con precisión. Pueden formar nubes que provoquen lluvias tierra adentro al día siguiente o bien que se disipen al calor del sol. El resultado depende de una diferencia de temperatura de sólo unas décimas de grado. Formaciones muy similares en apariencia pueden provocar un día frío y nublado o uno caluroso y soleado.


Acantilados de Dover:
● Trillones y trillones de pequeños organismos marinos, de los que muchos de nosotros no hemos oído hablar jamás (foraminíferos, cocolitos y algas calcáreas), captan el carbono atmosférico en forma de bióxido de carbono, cuando cae como lluvia, y lo emplean (en combinación con otras cosas) para hacer sus pequeñas cáscaras. Encerrando el carbono en sus cáscaras, impiden que vuelva a evaporarse y a pasar a la atmósfera, donde se acumularía peligrosamente como gas de efecto invernadero. Más tarde, todos los pequeños foraminíferos, cocolitos y demás animales similares mueren y caen al fondo del mar, donde se convierten en piedra calcárea. Resulta extraordinario, al contemplar un rasgo natural asombroso como los acantilados blancos de Dover en Inglaterra, considerar que están compuestos casi exclusivamente por pequeños organismos marinos muertos, pero resulta todavía más notable cuando te das cuenta de la cantidad de carbono que retienen acumulativamente. Un cubo de 15 centímetros de greda de Dover contendrá bastante más de mil litros de dióxido de carbono comprimido que, de no estar allí, no nos haría ningún bien. Hay en total 20.000 veces más carbono retenido en las rocas de la Tierra que en la atmósfera. (Bryson)

El telón de acero conectaba el Báltico con el Mediterráneo desde 1952 a 1989. Tenía una longitud de 6.800 km y un ancho libre de edificaciones de varios kilómetros. La naturaleza se desarrolló de una forma libre de alteraciones y se creó un estrecho cinturón verde de apreciable valor ecológico. Las vallas fueron sido sustituidas por caminos para bicicletas en un entorno único.


[ Inicio | Mar | Algas | Mareas | Corrientes | Olas | Vientos | Faros | R.Ballard | Coral | Arena | Playas ]