NAVEGACION
Naufragios



Naufragios:
El 80% de los naufragios están causados por errores humanos. Suelen ser barcos viejos. Los armadores tratan de ahorrar con los barcos más antiguos y recortan gastos en material y en tripulación. La falta de inversión deteriora las condiciones de vida, de trabajo y de formación del personal. En 2001 el bou Ouragan, de Port-Louis, en la costa atlántica francesa, se unió al cementerio de barcos de Kerhervy, Lanester, Morbihan, Francia. Los pecios descansan en el último meandro donde el río Blavet une su desembocadura con la del Scorff en Lorient.

Finisterre (s.XX):
En 1903 colisionaron a dos millas del Cabo Finisterre el barco sueco Svtpord y el inglés Tang Castle. Todos los marineros suecos mueren atrapados. En 1907 por causa de la niebla, se estrella contra la roca de Carraca el carguero inglés Denewell, a una milla de la playa de Mar de Fóra. En 1932 durante unas maniobras militares, el barco de la Armada española Blas de Lezo roza los arrecifes de Centolo y resulta hundido. En 1951 se rompen a la altura del Cabo Finisterre las sogas del remolcador holandés Hudson, que arrastraba al buque inglés Ulster Duke. El Ulster Duke se destroza contra la roca de Bufadoiro. Sólo queda un superviviente. En 1987 el mercante Casón se hunde en la playa de Rostro, con un cargamento de sustancias tóxicas no identificadas y mueren 23 tripulantes.

Un ejemplo extremo de incumplimiento de las normas de seguridad se dio con el vapor de ruedas Sultana (1865). Su capacidad legal de transporte se limitaba a 376 personas. En su atestada cubierta se trasladaban 2.300 soldados de la Unión procedentes de campos de prisioneros de la Confederación. La explosión fue provocada por una caldera en mal estado.

Principales desastres navales:
1815 San Telmo (644): Navío de guerra español arrastrado a la Antártida.
1852 Birkenhead (455): Transporte de tropas británico; encalló en Port Elizabeth, Sudáfrica, y se partió en dos contra las rocas.
1865 Sultana (1450): Vapor del Mississippi; explosión de la caldera.
1872 Mary Celeste: Bergantín americano hallado a la deriva en el Atlántico sin signos de vida; un misterio nunca resuelto.
1904 General Slocum (1021): Vapor para turistas incendiado en el puerto de Nueva York.
1912 Titanic (1500): Transatlántico británico que chocó con un iceberg.
1914 Empress of Ireland (1204): Vapor canadiense, hundido tras una colisión en el río San Lorenzo.
1915 Lusitania (1198): Transatlántico británico torpedeado por un submarino alemán frente a las costas de Irlanda.
1933 L'Atlantique (22): Vapor de pasajeros incendiado a la altura del canal de la Mancha.
1939 Thetis (99): Submarino británico hundido en la bahía de Liverpool.
1942 Curaçao (335): Crucero británico, hundido tras colisionar con el Queen Mary.
1945 Wilhelm Gustloff (700): Transatlántico alemán torpedeado por un submarino ruso frente a Danzig.
1954 Toya Maru (1172): Ferry japonés hundido en el estrecho de Tsugaru.
1963 Thresher (129): Submarino nuclear de EEUU hundido en el Atlántico.
1987 Herald of Free Enterprise (193): Ferry que zozobró en Zeebrugge, Bélgica.
1987 Doña Paz (1500): Ferry filipino que colisionó con el petrolero Victor frente a la isla de Marinduque.
1985: Mueren 161 personas tras el naufragio de un ferry en un río del noreste de China.
1986: Mueren 200 personas en un naufragio en un río de Bangladesh.
1987: Mueren 390 personas al naufragar un ferry zaireño en el río Luapula, cerca de Zambia.

En Filipinas con cierta frecuencia se producen naufragios con un alto número de muertos. Entre sus más de 7.100 islas los transbordadores son un medio habitual de transporte. Las causas de los accidentes son el mal estado de la flota, la frecuente sobrecarga de pasajeros y la falta de controles rigurosos. Las circunstancias fuerzan a los tripulantes a toman riesgos en cuanto al mal tiempo, el incumplimiento de las normas de seguridad y el defectuoso mantenimiento de los equipos.


Ferries década 1990:
7 abril 1990: Muerens 208 personas en el incendio -al parecer intencionado- del ferry danés Scandinavian Star, en el mar del Norte. 8 marzo 1992: Mueren 130 personas al chocar el ferry tailandés Nava Pratship y un petrolero cerca del Golfo de Tailandia. 28 marzo 1993: Mueren 150 personas al hundirse un ferry en el río Ganges en Bihar en India. 28 marzo 1993: Mueren 150 personas al hundirse un ferry en el río Ganges en Bihar en India. 29 abril 1994: Mueren 274 personas al hundirse un ferry en el puerto de Mombasa (Kenia). 20 agosto 1994: Mueren 350 personas al naufragar un ferry en el río Meghna, en Bangladesh. 28 septiembre 1994: Mueren 852 personas al hundirse el Estonia en el Báltico.

    Hundimiento del Estonia (1994):
    Transbordador de bandera estonia que se hundió después de perder la borda de proa. Realizaba la ruta entre Tallin y Estocolmo para la línea Estline Marine Company. Navegaba con el mar en mal estado a unos 35 km al sudoeste de la isla finlandesa de Utö. A las 00:24 horas lanzó un SOS y comunicó la avería de las máquinas y de la instalación eléctrica. Se estima que tardó en hundirse 30 minutos. La mayoría de los pasajeros dormían y no pudieron reaccionar. La niebla y el temporal dificultaron los trabajos de salvamento. Durante los días siguientes, doce barcos y 26 helicópteros buscaron supervivientes, localizando 137 de los 1.048 pasajeros. La ayuda llegó al lugar demasiado tarde. El diseño de una visera de proa que se abría hacia arriba y una rampa para automóviles que se acoplaba dentro de la visera al cerrarse. La acción repetida de olas de 15 metros consiguió desprender la visera, que derribó la rampa que protegía la cubierta de coches. Al inundarse la cubierta de coches el desestabilizado barco sufrió un serie problemas hasta acabar hundiéndose. Fallos de cierres similares también hundieron al Herald of Free Enterprise (1987) y al Princess Victoria (1953). En 1994 funcionaban en el mundo 4.500 barcos roll on-roll off en los que los automóviles viajan a la altura de la línea de flotación en grandes bordas de proa y los espacios de carga de popa y pueden salir sin necesidad de dar marcha atrás.

11 diciembre 1999: Mueren 125 personas al hundirse un ferry en Bangladesh, cuando navegaba por el río Meghna. 22 junio 2000: Mueren 140 personas al hundirse un ferry en el río Yangtzé, en China. 30 diciembre 2006: Mueren 400 personas en el naufragio del ferry Senopati Nusantara en Java Central (Indonesia). 22 de febrero de 2007: Desaparecen 120 personas en el incendio de un ferry en Indonesia. 29 julio 2010: Mueren al menos 140 personas al naufragar un ferry en el río Kasal, en República Democrática del Congo. 18 julio 2012: Mueren 78 personas en el naufragio del ferry Kalama en la costa de Zanzíbar. 16 agosto 2013: Mueren 111 personas y 26 desaparecen al chocar el ferry de pasajeros Saint Thomas Aquinas contra el carguero Sulpicio Express en las costas de Cebú, en Filipinas. 16 abril 2014: Mueren 304 personas, la mayoría estudiantes, tras hundirse el ferry surcoreano Sewol debido a un cambio de dirección brusco.


Transatlánticos accidentados:
El 6 de marzo de 1916, un transatlántico español, el Príncipe de Asturias, embarrancó en las costas de Ilhabela (Brasil) y murieron 440 personas. El 10 de septiembre de 1919 se hunde el Valbanera cerca de Rebecca Shoals, en la costa de Florida. Durante su escala en Santiago de Cuba 732 personas decidieron no continuar navegando a su destino en La Habana debido al mal tiempo. Un huracán le impidió refugiarse en el puerto de La Habana. El pecio mostraba que las lanchas salvavidas no llegaron a ser arriadas. Perdieron la vida 488 personas. Ambos barcos españoles eran propiedad de la Naviera Pinillos.

    Andrea Doria:
    El 24 de julio de 1956 el transatlántico italiano Andrea Doria naufragó en las proximidades de Nantuket (Massachusetts), en la costa este de EE.UU, tras chocar con el barco sueco Stockholm que hacía la ruta Nueva York-Gotemburgo. Murieron 150 personas. Una espesa niebla cubría la zona. Ambos barcos detectaron al otro por radar con suficiente antelación pero efectuaron operaciones incorrectas para evitar la colisión. Ningún barco inició contacto por radio. Tras la colisión el Stockholm mantuvo su capacidad de maniobra y pudo ayudar al rescate de pasajeros. La escora del Andrea Doria de 22 grados impidió que pudieran arriarse los botes salvavidas de babor. El tercer oficial sueco fue declarado responsable del accidente.

El 31 de diciembre de 1988 murieron 55 personas al naufragar el Bateau Mouche IV frente a la playa de Copacabana de Río de Janeiro. El barco llevaba a bordo 127 personas que planeaban reicibir el año en alta mar. El 20 de junio de 1989 el crucero soviético Maximo Gorki, con 953 personas a bordo, la mayoría jubilados alemanes y tripulantes soviéticos, zozobró en las aguas del Mar de Noruega, al abrirse una via de agua tras chocar con un iceberg. No se produjo ninguna muerte. El 4 de octubre de 1997 el crucero greco-chipriota Romántica se incendió frente a la costa de Chipre. Fueron rescatadas las cerca de 700 personas que viajaban. En febrero de 2001 el crucero francés Mistral embarrancó cerca de la isla de Nevis (Caribe). Fueron rescatadas las 1.706 personas que viajaban. El 6 de abril de 2007 el crucero griego Sea Diamond chocó contra unos arrecifes frente a la isla griega de Santorini. Murieron dos personas. Viajaban 1.155 pasajeros y 391 tripulantes. El 23 de noviembre de 2007 el crucero Explorer naufragó en el Oceáno Antártico, en las proximidades de las islas Shetland del Sur, al sur de Argentina, tras chocar contra un iceberg. Los cien pasajeros y 54 tripulantes fueron rescatados.

El pesquero Oleg Naydenov (2015):
El pesquero ruso sufrió un incendio a bordo mientras se encontraba atracado en el puerto de Las Palmas. Los bomberos trabajaron durante horas para apagar el incendio pero no lo consiguieron. El sargento jefe de los bomberos decidió retirar a sus hombres tras doce horas de trabajo contra el fuego por el alto riesgo de explosión. Se evaluaron las posibilidades teniendo en cuenta que el fuego pudiera extenderse a otros barcos, que produjera un gran vertido contaminante en el puerto, que este se extendiera hacia la desaladora que abastece de agua potable a la ciudad (400.000 habitantes) y, sobre todo, que se produjera una explosión que pusiera en peligro vidas humanas. El capitán marítimo de la provincia decidió remolcarlo fuera del puerto. La decisión fue apoyada por la Dirección General de Marina Mercante, dependiente del Ministerio de Fomento. Se pudieron sentir explosiones internas a bordo del buque remolcador, situado a 400 metros de distancia. Se hundió a unos 2.400 metros de profundidad y contenía 1.400 toneladas de fuel. Se produjeron vertidos en alta mar que llegaron en algunos casos a la costa y que obligaron a movilizar a numerosos efectivos de Salvamento Marítimo. El Ministerio de Fomento contrató a la empresa Ardent, uno de los gigantes mundiales del sector, para extraer el combustible que emana mediante un sistema de campanas de recogida. El Tribunal Supremo avaló una decisión similar tomada por el capitán marítimo de Las Palmas hace 15 años. El pesquero español María Teresa Rodríguez también fue remolcado a alta mar, donde se hundió. En octubre de 2015 la La Fiscalía archivó las diligencias al no apreciar delito contra el medio ambiente en la cadena de decisiones.


[ Inicio | Mar | Ballard | Bajos | Corrientes | Comunicaciones | Velamen | Faros | Sonar | Satélites | Radionavegación ]