Barcos del siglo XIX:
En 1806 el navío de dos cubiertas Caesar pasó a ser el buque insignia del almirante Strachan. Los choques que hacían prever la guerra británico-americana de 1812 llevan al reforzamiento de la flota norteamericana. En 1807 Fulton cierra el periodo experimental y logra establecer con el Clermont un servicio regular a vapor. En 1819 Moses Roger cruza el Atlántico a vela y vapor con el Savannah.

Vapor Clermont diseñado por Fulton Vapor de paletas Alecto Vapor de paletas Great Eastern

Alrededor de 1828 la superioridad técnica de la marina occidental termina con la actividad de los corsarios berberiscos. En 1830 la fragata Constitution, obsoleta para el servicio, debía ser desguazada pero por razones sentimentales fue reparada y utilizada como buque escuela. En 1845 el Rainbow de Griffiths, precursor del clipper, mantenía un diseño de velas convencional y se impuso en velocidad por su casco innovador. El Great Britain es el primer vapor de hélice que cruza el Atlántico (1845). Las competiciones (1845) entre el Alecto (paletas) y el Rattle demuestran la mayor potencia de las hélices. En 1853 la Guerra de Crimea incentiva la puesta en marcha de innovaciones técnicas para cubrir necesidades de efectividad armamentística y logísticas. En 1857 se construye en Dresde el Pillnitz, precursor de una saga de barcos de paletas para pasajeros que operan en el río Elba desde hace más de 100 años.

Great Eastern (1858)
Proyectado por el inventivo ingeniero británico Isambard Kingdom Brunel. Fue un buque gigantesco para su época, de cinco chimeneas, 19.000 toneladas, 211 metros de eslora, y 25,30 de manga. Brunel dividió el casco en pequeñas cámaras aisladas para impedir el hundimiento en caso de que se abriese una vía de agua. El sistema de propulsión era doble. Tenía motores para hélice y para ruedas. Había espacio para 4.000 pasajeros y 6.000 Tm. de cargamento. Fue un fracaso. Sus máquinas tenían insuficiente potencia para su casco. Podía ser albergado en pocos puertos y era demasiado grande para los remolcadores de su época. Brunel murió en diciembre de 1859 antes de que se completara su equipamiento. Su mayor valor lo tuvo como instalador de cable, a partir de 1866. Instaló dos en el Atlántico y un tercero entre Suez, Adén y Bombay. En 1889 fue enviado al desguace. Continuó siendo el transatlántico de mayor eslora hasta la botadura del Oceanic (1899), buque insignia de la White Star Line de 215 metros. El Celtic, botado en 1901, fue el primer transatlántico en superar su tonelaje.

En 1861 el Scotia de la Cunard Line es el último transatlántico construido con ruedas de paletas. En 1862 el Banshee es el primer barco de casco de acero que cruza el Atlántico. Su armazón era de hierro y se impulsaba por ruedas laterales. Fue un encargo de los Estados Confederados al constructor Jones Quigglin & Co. de Liverpool y empleado para saltar bloqueos hasta su captura (1863). Los confederados también encargan el Alabama (1862) con diseño de corbeta de guerra y dos motores horizontales. En 1869 la apertura del canal de Suez evita la necesidad de la larga circunnavegación de Africa. En 1876 los astilleros Denny entregan el Alfonso XII, el mayor buque de bandera española de su época.

Cascos de acero:
En 1880 aparecen los primeros cascos de acero soldado. En 1883 es botado el America de la National Line. Construido por J&G Thompson (Glasgow) con el propósito de proporcionar a la compañía su primer Gallardete Azul por razones de prestigio. Su maquinaria de un eje y doble expansión consumía 1.250 toneladas de carbón en el viaje Liverpool-Nueva York. No consiguió el gallardete y su consumo resultó excesivo. En 1884 la Conferencia de Berlín supone el reparto de Africa buscando evitar conflictos en el proceso colonizador. La presencia efectiva de las potencias marítimas en territorios africanos es un factor determinante para su adjudicación.