Sudamérica
Indios



Sudamérica: Indios:
Cuando se inicia la conquista los caribes ocupaban el norte de Colombia, el noreste de Venezuela y varias Antillas Menores. Fueron unos de los primeros pueblos con los que entraron en contacto los europeos. En las crónicas se les suele contraponer a los taínos de lengua arahuaca que llegaron a las Antillas antes que ellos. Los taínos eran vistos como un pueblo pacífico y con una cultura elevada, mientras que a los caribes se les tenía como un pueblo belicoso y salvaje que practicaba la antropofagia. Los taínos habitaban Puerto Rico, La Española y la zona este de Cuba. En la época del descubrimiento estaban siendo conquistados por los caribes. Según Fernández de Oviedo en La Española gobernaban cinco grandes caciques. Por lo general recibieron pacíficamente a los conquistadores hasta los primeros intentos de someterlos y esclavizarlos. Los 225.000 taínos se habían prácticamente extinguido tras medio siglo desde la conquista.

Centroamérica:
Es posible que las manifestaciones de la cultura clovis alcanzaran territorio centroamericano. Sus grupos de cazadores recorrieron amplias extensiones por casi toda Norteamérica hace unos 11.500 años. Los quichés habitan la zona media de la parte oriental de los altos de Guatemala. Era el más poderoso de la zona a la llegada de los españoles. En tiempos del rey Quikab (s.XV), aliados con los cakchiqueles, extendieron sus dominios hasta los límites del Petén. En 1524 Pedro de Alvarado encontró fuerte resistencia. Penetró en Gumarcaah, tomó prisioneros a sus reyes y los ejecutó públicamente. Muchos se refugiaron en Chichicastenango (Chuilá).

En Sudamérica el mapa de las lenguas aborígenes compone un complicado mosaico. Lenguas del tronco tupí se extienden en bolsas aisladas entre las Guayanas, Pará (extremo sur de Brasil) y costas colombianas del Pacífico. Pueden encontrarse lenguas del tronco caribe aisladas en la zona central de la selva brasileña. La cultura chibcha se localizaba a inicios del s.XIV en los departamentos colombianos de Cundinamarca y Bocayá. Vivían de la agricultura y conocían la metalurgia y la cerámica decorada con motivos mitológicos. Su organización política se basaba en la monarquía hereditaria. Dos soberanos reinaban unidos por un vínculo federal. Las crónicas franciscanas aluden a la gran nación de los panos que incluiría los pueblos los shipibo, los cashibo, y los panobo. Las lenguas pano llegaban a la treintena. Sus miembros se localizan entre Perú, Brasil y Bolivia.

Ejemplo de una organización desarrollada y precoz es la que tuvo lugar en Áspero (Caral), en la desembocadura del río Supe, en la costa central de Perú. Se desarrolló entre el 3000 y el 1800 a.C. y desapareció por un crisis medioambiental debida a causas climatológicas. Es considerado un importante lugar de origen de la civilización andina. Vivían fundamentalmente de la explotación de recursos marinos (sardinas, anchovetas, mariscos), que intercambiaban por otros productos con pueblos de los alrededores.

Pueblos quechuas:
Se localizan en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú. La familia de lenguas se extendía por la cordillera andina y estaba relacionada con el Imperio incaico. Estaban emparentados, desde el punto de vista cultural y lingüístico, con los aimaras, que poblaban las mismas regiones. El quechua era la lengua oficial de los incas y, a medida que el Imperio se fue extendiendo, su utilización se difundió por un extenso territorio de Sudamérica. Heredaron de las culturas preincaicas de los pueblos aimara, nazca y yunca muchos de los logros artísticos y científicos. El Imperio inca aportó avances muy importantes en la organización social, la arquitectura, la ingeniería, la ciencia militar y la agricultura, cuya base económica era el uso de terrazas para el regadío y el aprovechamiento del terreno montañoso. Tras la conquista española del Perú, el quechua no dejó de ser la lengua principal y los misioneros españoles la utilizaron para propagar el cristianismo por la región occidental de Sudamérica.

Mapuches:
Se localizan en el sur de Chile. Fueron llamados araucanos por los españoles. A la llegada de los españoles habitaban entre el valle de Aconcagua y el centro de la isla de Chiloé. Los del norte, llamados picunches por los españoles, estaban influidos por el imperio inca. Los que habitaban al sur del río Maule ofrecieron gran resistencia a los incas y a los españoles. Alcanzaron un notable dominio del caballo. Entre los siglos XVII y XIX, a causa de la penetración colonizadora hacia el este de los Andes surgen nuevos grupos que hablan la lengua mapuche fuera del territorio original. Los Gobiernos de Chile y Argentina llevaron a cabo un severo proceso para su asentamiento, aculturación y asimilación. Fueron sometidos a una radicación forzosa en terrenos asignados y se convirtieron en agricultores y ganaderos.

● Los caballos y los rifles eran desconocidos al principio para los indígenas americanos. Fueron llevados por los europeos y procedieron a transformar las sociedades de las tribus indias que los adquirieron. Gracias a su dominio de los caballos y los rifles, los indios de las llanuras de América del Norte, los indios araucanos del sur de Chile y los indios de la pampa argentina rechazaron a los invasores blancos durante mucho más tiempo que los demás indígenas americanos, y sólo sucumbieron tras grandes operaciones de los ejércitos de los gobiernos blancos en los decenios de 1870 y 1880. (Jared Diamond)

Al carecer de ganado los habitantes del Nuevo Mundo, antes de la colonización, tenían mayor dependencia de las especies vegetales y vivían más atados a la tierra. Había poco pastoreo o nomadismo. En comparación con las religiones de otros continentes los dioses del Nuevo Mundo eran impredecibles y casi imposibles de apaciguar.


[ Inicio | Documentos | Varios | América | Derroteros | Canadá | Vapor | Mercantilismo | Trata ]