Esclavitud
Abolicionismo



Movimiento abolicionista europeo:
En 1789 Olaudah Equiano, animado por el movimiento abolicionista británico, publica el relato de su azarosa vida. Fue capturado cuando tenía 11 años en un pueblo de habla Igbo de Nigeria y pasó a ser propiedad de un capitán de la Marina Real que lo vendió a un comerciante de Filadelfia. Logró convertirse en un aplicado comerciante y viajero que ganó gran notoriedad en Londres. En los últimos años del s. XVIII se fue creando en el mundo una corriente de opinión antiesclavista que enraizó firmemente en los postulados de la Revolución Francesa. Pero la nación que más decididamente abogó por la abolición de la esclavitud fue Inglaterra. La Cámara de los Comunes aprobó una moción encaminada a procurar la abolición gradual del comercio de esclavos (1792) y en 1807 quedó prohibido el comercio de esclavos en las colonias inglesas. En Francia la esclavitud había sido abolida por la Convención (1794); pero, restaurada por Napoleón (1810), perduraría hasta 1848. Portugal inició la emancipación de sus esclavos en 1856; los Países Bajos en 1863. España, que se había adherido decididamente a la abolición de la trata, declaró libres a todos los nacidos de esclava en 1868; en 1873 emancipó a los esclavos de Puerto Rico y en 1878 a los de Cuba. Para esta fecha, prácticamente ningún país europeo mantenía esclavos en sus colonias ni en la metrópoli.

Abolición en los países americanos (s.XIX):
La pugna entre esclavistas y abolicionistas revistió sus caracteres más dramáticos en América del Norte, donde dio origen a la sangrienta Guerra de Secesión. En 1840 el Estado de Nueva York respalda de forma legal y financiera la recuperación de afroamericanos libres secuestrados en los Estados del Sur. Los Estados del Sur anuncian que se separarían si ganaba el Partido Republicano en las elecciones de 1861. Lincoln incluye en su programa la abolición. La eventualidad del enfrentamiento armado está prevista con elaborados preparativos. Después de iniciada la guerra de Secesión aboga más bien por la emancipación gradual. El Congreso Federal prohibió en 1862 la esclavitud y el 1 de enero de 1863 declaró libres a todos los esclavos. Con el triunfo de los nordistas, la esclavitud desapareció de los EE.UU. Mucho mejor fue la situación de los estados sudamericanos; el triunfo de los movimientos nacionalistas era el triunfo de la libertad, y los países de habla hispana se apresuraron a concederla a los esclavos a poco de alcanzar la independencia: México emancipaba a sus esclavos en 1813, Venezuela y Colombia en 1821 y Centroamérica en 1823-24, con lo que se anticiparon incluso a Gran Bretaña. Poco después seguían el mismo camino Ecuador (1852-56), Argentina (1860), Paraguay (1869) y Brasil (1888).

En Cuba se desembarcaron esclavos hasta 1870. Una parte de ellos provenía del este de Yucatán, donde los mayas vivían en condiciones de sometimiento. A los hacendados mexicanos les era permitido vender trabajadores endeudados en el mercado de esclavos de Cuba. El trato que recibían los mayas fue una causa del largo conflicto de la guerra de Castas (1847-1901), en la que participaron Guatemala y Belice. Los nativos mayas ocupaban el lugar inferior, por debajo de criollos, mestizos y negros. La sublevación se inició con armamento suministrado por el Reino Unido.

En 1820 el Congreso de EE.UU. aprueba un acuerdo equilibrado para determinar en qué partes del nuevo territorio comprado a Francia (Louisiana, 1803) es legal la esclavitud. Se pacta como límite el paralelo 36, que deja libre de esclavitud a la mayor parte del territorio incorporado. La nueva situación da pie a nuevas cuestiones legales como traslados y nacimientos de hijos de esclavos en territorios libres. En 1830 Andrew Jackson firma el Indian Removal Act que permite el traslado forzoso de indios. En 1857 la Corte Suprema de EE.UU. dictamina que los afroamericanos no gozan de los derechos garantizados por la Constitución a los ciudadanos comunes. La sentencia en el caso Dred Scott v. Sandford pasó a la Historia como la peor decisión del Tribunal Supremo. La decisión fue dirigida por el juez principal Roger Taney. El Juez Scalia opinó que la decisión incendió el debate de la época y profundizó en la división de posturas que propició la deriva a la guerra de Secesión. A raíz de la sentencia el partido demócrata sufrió una importante fractura y los políticos esclavistas la vieron como un respaldo para insistir en hacer reclamaciones de mayor alcance sobre la propiedad de esclavos como derecho. A mediados del siglo XIX la Corte Suprema intervino en disputas sobre la propiedad de tierras reconocidas a los indios por diversos tratados. En 1896 la Corte Suprema, pronunciándose sobre el caso Plessy v. Ferguson, declara constitucional la segregación racial, creando el concepto separados pero iguales. Solo el juez Jackson votó en contra de la resolución.

Durante la Guerra de Secesión de EE.UU., cuando se debatía la abolición de la esclavitud, se dijo que en las Virginias se contaban más de 200.000 esclavos negros, descendientes de los llevados por los ingleses durante el s.XVII. Desde el tratado de París de 1814 Inglaterra se dispuso con Francia para trabajar por la abolición. Ese año Francis Scott Key escribe la letra de la composición que se convertiría en el himno de EE.UU. en 1931. Su tercera estrofa incluye una alusión a los esclavos de carácter peyorativo. Ningún refugio podría salvar a los mercenarios y los esclavos [No refuge could save the hireling and slave]. A mediados del s.XIX Inglaterra, con el pretexto de registrar si en los barcos iba mercancía negra, se atribuyó el derecho de intervenir en todas las unidades de todas las marinas mercantes del mundo. En 1889 se reunió en Bruselas la Conferencia Internacional Antiesclavista, patrocinada por la reina Victoria y presidida por el barón Lanbertmont. León XIII proclamó que la trata de negros iba contra el derecho natural y divino [Encíclica Catholicae Ecclesiae, 1890]. Le secundó el cardenal Labigerie, primado del Africa del norte.


San Pedro Claver:
La máxima figura de los que se consagraron a mejorar la suerte de los esclavos fue probablemente san Pedro Claver. Durante cuarenta años realizó una labor extraordinaria, sobre todo en Cartagena de Indias. Al desembarco de los negros acudía con víveres, medicamentos y toda clase de consuelos, materiales y espirituales. Se hacía cargo de los moribundos abandonados y ni un negrero pensó jamás en entorpecer su labor, se enteraba del destino de los más que podía y cuidaba de que sus dueños no los maltrataran, para lo cual les amenazaba con las penas en la otra vida; llegó a recoger en limosnas grandes cantidades, incluso en moneda de oro y alhajas, todo lo cual empleaba para aliviar los males de los negros. Quiso que se le llamara el esclavo de los esclavos; tuvo, por contagio, diversas enfermedades, incluso la viruela negra y la peste. Esta última lo dejó casi inútil y tuvo que ir al muelle de desembarco llevado en parihuelas por sus discípulos, que le adoraban. Murió en 1654 y fue canonizado por León XIII en 1888. (Felipe González Ruiz)


[ Inicio | Documentos | Varios | Isabel II | Misioneros | Berbería | Piratería | Argel | Reina Victoria ]