HISTORIA
Esclavitud
Abolicionismo



Movimiento abolicionista europeo:
En los últimos años del s. XVIII se fue creando en el mundo una corriente de opinión antiesclavista que enraizó firmemente en los postulados de la Revolución Francesa. Pero la nación que más decididamente abogó por la abolición de la esclavitud fue Inglaterra. La Cámara de los Comunes aprobó una moción encaminada a procurar la abolición gradual del comercio de esclavos (1792) y en 1807 quedó prohibido el comercio de esclavos en las colonias inglesas. En Francia la esclavitud había sido abolida por la Convención (1794); pero, restaurada por Bonaparte en 1810, perduraría hasta 1848. Portugal inició la emancipación de sus esclavos en 1856; los Países Bajos en 1863. España, que se había adherido decididamente a la abolición de la trata, declaró libres a todos los nacidos de esclava en 1868; en 1873 emancipó a los esclavos de Puerto Rico y en 1878 a los de Cuba. Para esta fecha, prácticamente ningún país europeo mantenía esclavos en sus colonias ni mucho menos en la metrópoli.

Abolición en los países americanos:
La pugna entre esclavistas y abolicionistas revistió sus caracteres más dramáticos en América del Norte, donde dio origen a la sangrienta Guerra de Secesión. Aunque Abraham Lincoln , aun después de iniciada la guerra, abogase más bien por la emancipación gradual, el Congreso Federal prohibió en 1862 la esclavitud y el 1 de enero de 1863 declaró libres a todos los esclavos. Con el triunfo de los nordistas, la esclavitud desapareció de los Estados Unidos. Mucho mejor fue la situación de los estados sudamericanos; el triunfo de los movimientos nacionalistas era el triundo de la libertad, y los países de habla hispana se apresuraron a concederla a los esclavos a poco de alcanzar la independencia: México emancipaba a sus esclavos en 1813, Venezuela y Colombia en 1821 y Centroamérica en 1823-24, con lo que se anticiparon incluso a Gran Bretaña. Poco después seguían el mismo camino Ecuador (1852-56), Argentina (1860), Paraguay (1869) y Brasil (1888).


Durante la Guerra de Secesión de EE.UU., cuando se debatía la abolición de la esclavitud, se dijo que en las Virginias se contaban más de 200.000 esclavos negros, descendientes de los llevados por los ingleses durante el s.XVII. Desde el tratado de París de 1814 Inglaterra se dispuso con Francia para trabajar por la abolición. A mediados del s.XIX Inglaterra, con el pretexto de registrar si en los barcos iba mercancía negra, se atribuyó el derecho de intervenir en todas las unidades de todas las marinas mercantes del mundo. En 1889 se reunió en Bruselas la Conferencia Internacional Antiesclavista, patrocinada por la reina Victoria y presidida por el barón Lanbertmont. León XIII proclamó que la trata de negros iba contra el derecho natural y divino. Le secundó el cardenal Labigerie, primado del Africa del norte.

San Pedro Claver:
La máxima figura de los que se consagraron a mejorar la suerte de los esclavos fue probablemente san Pedro Claver. Durante cuarenta años realizó una labor extraordinaria, sobre todo en Cartagena de Indias. Al desembarco de los negros acudía con víveres, medicamentos y toda clase de consuelos, materiales y espirituales. Se hacía cargo de los moribundos abandonados y ni un negrero pensó jamás en entorpecer su labor, se enteraba del destino de los más que podía y cuidaba de que sus dueños no los maltrataran, para lo cual les amenazaba con las penas en la otra vida; llegó a recoger en limosnas grandes cantidades, incluso en moneda de oro y alhajas, todo lo cual empleaba para aliviar los males de los negros. Quiso que se le llamara el esclavo de los esclavos; tuvo, por contagio, diversas enfermedades, incluso la viruela negra y la peste. Esta última lo dejó casi inútil y tuvo que ir al muelle de desembarco llevado en parihuelas por sus discípulos, que le adoraban. Murió en 1654 y fue canonizado por León XIII en 1888. (Felipe González Ruiz)


[ Menú Principal | Menú documentos | Menú varios | Berbería | Piratería | Argel | Reina Victoria ]