NAVEGACION
Submarinismo 3



Rescate del VB Tarifa (Tenerife, 17/02/06):
El 28 de noviembre de 2005, al buque de Trasmediterránea Juan J.Sister, atracado en el Muelle de Ribera, se le rompieron debido a la fuerza del viento las estachas con la que estaba marrado. Este suceso tuvo lugar alrededor de las 20:35, cuando comenzaba a arereciar la tormenta tropical Delta sobre Santa Cruz, y escasos minutos después colisionaba contra el remolcador VB Tarifa, de 30 metros de eslora y una potencia de 3.100 HP., atracado en el Muelle Sur del puerto capitalino. Como consecuencia del choque el remolcador se hundió a escasos metros del muelle. El remolcador siniestrado se deslizó por el talud interior del Muelle Sur hasta una profundidad de algo más de 26 metros, quedando escorado sobre su banda de babor y con el puente semienterrado en el limo del fondo. Desde el mismo instante, una vez que amainó el temporal, en que se pudo asegurar la normalidad de todas las dársenas del puerto capitalino, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife se puso a evaluar los posibles planes de reflotación del remolcador hundido, así como a inspeccionar el estado del pecio y que éste no interfiriese en la operativa de buques.

Los medios
Así, el 22 de enero [2006] arribaba al Muelle Sur el Jacomina, comandado por Antonio Domínguez Soutullo. A bordo de este buque de la compañía Sea Salvage, especializada para operaciones de trabajos subacuáticos, venía un equipo de buzos -con los que colaboró el personal de la Autoridad Portuaria- que estuvieron acondicionando el remolcador hundido para facilitar las labores de izada. También se desplazó para realizar el reflotamiento del VB Tarifa la cabria GPS Atlas, -máquina para levantar pesos, cuya armazón consiste en dos vigas ensambladas en ángulo agudo, mantenidas por otra en forma de trípode con ellas, o bien por una o varias amarras- especializada en este tipo de operativas. La Atlas, atracó en el Muelle Sur el 13 de febrero, y vino atoada desde Rótterdam por el remolcador Alexandra. La operación de reflotamiento fue dirigida y coordinada por el holandés Emil Peters, especialista en este tipo de actividades y que ya había participado en el rescate del submarino ruso Kursk, hundido el 12 de agosto de 2000 en las gélidas aguas del mar de Barents, y reflotado el ocho de octubre de 2001. También estuvo presente y supervisando la operativa por parte de la aseguradora Klaas Reningert, también oriundo de los Países Bajos y con probada experiencia en este tipo de acciones.

Izado:
Inicialmente los buzos pasaron dos eslingas por debajo del caso del Tarifa, pero debido a que la distribución de peso a popa y a proa era muy desigual -210 y 70 toneladas respectivamente- el buque se escoró sobre sí mismo, por lo que se decidió bajar el buque de nuevo y pasar un tercer cable más por debajo de su casco. Previamente a esta maniobra, y para paliar cualquier tipo de escape de gasoil que pudiera quedar en los tanques del Tarifa, la Autoridad Portuaria acordonó con barreras oceánicas anticontaminantes todo el perímetro de la operación. Además, cubas especiales de la Esponja del Teide estuvieron aspirando los restos del combustible que quedaron cercados, y que fueron trasladados posteriormente a la refinería de Cepsa. Las labores de reflotamiento del remolcador, una operación lenta y dificutosa por el peso y la escora del pecio en el lecho del muelle, finalizaron aproximadamente a las 21:30 horas del 17 de febrero [2006], una vez pasado el tercer cable por debajo del casco, y adrizado el pecio. El VB Tarifa emergió a la superficie dentro del plazo establecido, dejando la alineación de Muelle Sur libre para el atraque de cruceros. Finalmente, el 18 de febrero, los restos del remolcador fueron llevados fuera de las aguas protegidas de la Dársena de Anaga, a unas 18 millas de distancia y fue hundido definitivamente, libre de residuos, donde no supone un peligro para la navegación.


Buzos:
La primera inmersión con campana de buceo se realizó en 1535. En los años 1663 y 1664 se recuperaron del naufragado Wasa gran número de cañones. El primer equipo pesado de buceo con escafandra apareció en 1837, un modelo que aún se utiliza con algunas modificaciones. El traje moderno está fabricado con varias capas de lona y caucho, lleva calzado pesado y cinturón de lastrado para compensar la fuerza ascendente en el interior del agua. El aire es enviado a la escafandra mediante tubos.


[ Inicio | Documentos | Comunicaciones | Velamen | Faros | Naufragios | Fondo | Pecios | Salvamento ]