AGUA
Historia



Canalización del agua:
Para la mayoría de los arqueólogos la invención de la agricultura es la idea más grandiosa de la historia, la que produjo la transformación más profunda que ha experimentado nuestro modo de vida. Comenzó hace unos 11.000 años en el Creciente Fértil. Se diseminó hace 7.000 años a través de Europa y Asia con gran rapidez. En los comienzos de la agricultura se preparaban terrenos para la retención del agua utilizando terrenos para cultivos que tras inundaciones se convertían en fértiles. Siguieron pequeñas derivaciones cursos de agua y cauces para la inundación intermitente o riego artificial. Se les fueron añadiendo obras de conducción, regulación y captaciones de agua para la puesta en explotación de mayor cantidad de terrenos fértiles con carencia de agua. Las grandes civilizaciones se iniciaron generalmente en los valles fértiles de los ríos.

Egipto:
Una de las primeras civilizaciones que se conocen en la realización de obras de riego, es la egipcia, en la explotación del Valle del Nilo, en la zona árida de peculiares crecidas a comienzo de la época de verano, a diferencia de otros ríos de zonas áridas, donde se producían inmensas inundaciones que fertilizaban las tierras. Ello como consecuencia de la gran longitud del río 6.500 Km., donde las lluvias de invierno de la región de los Grandes Lagos y el deshielo tardío de las nieves de las altas mesetas de Etiopía, produce una avenida que tras cargarse de limos con materia orgánica del Africa Ecuatorial y luego limos ferruginosos de la meseta de Abisinia, llega a las tierras secas de Egipto, produciendo inundaciones pero dándoles vida. Para salvaguardarse de las insuficiencias y los excesos del Nilo, se construyeron todo el sistema de diques y canales, configurándose en cada gran cuenca de riego una región agrícola o provincia con su administración, desde antes de la primera dinastía.

Mesopotamia:
Otro ejemplo de hace unos 5.000 años, es la antigua Mesopotamia, donde el Golfo Pérsico entraba más en las tierras que en la actualidad, hasta la ciudad de Ur que era puerto de mar, desembocando los ríos Tigris, Eúfrates y Karun por separado. Allí se sabe que se puso en explotación por agricultores del país de Sumer y del de Akkad, cultivando trigo con aguas del Tigris y del Eúfrates por medio de multitud de canales. Igualmente se conoce que las ciudades de Unima y Lagash utilizaban también el agua del Eúfrates para el cultivo, pero tras una discusión, Lagash tuvo que prescindir del Eúfrates y realizó un canal para traer las aguas del Tigris, llevando tal cantidad de agua que el exceso llegó al nivel freático que era salobre y con el tiempo llegó a contaminar el terreno, haciéndolo inadecuado para el cultivo. La escasa dureza del suelo recientemente inundado no hacía necesario el empleo de herramientas de hierro. En el primer sistema de escritura con pictogramas la palabra sumeria para «agua» se representaba con dos líneas onduladas paralelas.

Presencia en la religión:
El agua estaba presente en la ceremonia de sacrificio de animales llevados a cabo por casi todos los pueblos antiguos. Los animales eran llevados al ritual atados con una cuerda suelta y se derramaba un vaso de agua sobre la cabeza, lo que les impulsaba a inclinarla y era interpretado como su «consentimiento» a ser sacrificados. Los granjeros de muchas culturas, conscientes de su dependencia, repetían un gesto propiciatorio. Cuando bebían agua de un pozo, devolvían algunas gotas para que no se secara. La ausencia de lluvia esencial para la cosecha era interpretada como que los dioses estaban descontentos, no les eran favorables y debían ser aplacados con sacrificios, en algunos casos humanos. La epopeya del héroe Gilgamesh, escrita en el 3000 a.C., incluye una gran inundación que borra de la Tierra la especie humana salvo una familia escogida, que sobrevive al construir un arca; de ella nace una nueva raza que poblará el mundo cuando se retiren las aguas. En el 2250 a.C., compartiendo la cúspide de la jerarquía de dioses Enki, dios de la sabiduría y del agua dulce que significaba literalmente la vida para Sumer, era un maestro y dador de vida, que mantenía el orden configurado por Enlil. A Sargón, rey de Acad, se le denominaba «rey del mundo». Su ascendencia fue construida a partir de cuentos populares, que relatan que su madre, una sacerdotisa, ocultó el hecho de que había dado a luz escondiendo a su hijo en una cesta de mimbre que selló con betún y dejó a la deriva en un río. El bebé fue encontrado después por un portador de agua que lo crió como hijo adoptivo. Entre Adán y el diluvio aparecen diez reyes que vivieron hasta unas edades avanzadísimas.

Agricultura en los valles fluviales:
El lugar acerca del que hay mejores argumentos para considerarlo la cuna de la primera civilización es la parte meridional de Mesopotamia, una tierra de 1.100 kilómetros de longitud formada por los dos valles fluviales del Tigris y el Éufrates. Este extremo del Creciente Fértil estaba en el Neolítico densamente cubierto de poblados agrícolas. Algunos asentamientos se hallan en el extremo sur, donde los depósitos de siglos de drenaje de las tierras altas y las inundaciones anuales habían formado un suelo de gran riqueza. Siempre debió de ser mucho más fácil cultivar la tierra aquí que en otro lugar, dado que el suministro de agua podía ser continuo y sin riesgos, y eso porque, a pesar de que las lluvias eran insignificantes e irregulares, el lecho del río quedaba a menudo por encima del nivel de los llanos circundantes. [...] El marco de la Mesopotamia meridional constituía un desafío, además de una oportunidad. El Tigris y el Éufrates podían cambiar sus lechos; de forma repentina y violenta, había que elevar las tierras pantanosas y bajas del delta por encima del nivel de las aguas con obras de encauzamiento y construir canales para el drenaje. Miles de años después, se podían ver aún en uso en Mesopotamia técnicas que probablemente fueron las primeras empleadas para hacer las plataformas de cañas y barro sobre las que se construyeron los primeros caseríos de la zona. Los terrenos de cultivo solían agruparse donde el suelo era más rico. Los canales de drenaje y de riego que necesitaban solo podían gestionarse adecuadamente si se hacían de forma colectiva. [Las tareas de desecación de amplias zonas pantanosas también eran exigentes en mano de obra]. (J.M.Roberts)

Indo:
Mohenjo-Daro, ciudad de la antigua cultura del Indo, fue habitada entre 2600 y el 1800 a.C. Muchas calles tenían alcantarillado con aberturas para inspecciones periódicas. Las casas individuales tenían baños y excusados que se vaciaban en un receptáculo de cerámica o directamente en el desagüe de la calle. La construcción principal era una inmensa piscina central. El abandono de la ciudad se debió probablemente a un cambio del curso del río.

Ganges:
En Asia las lluvias y los ríos fueron elevados al rango de dioses. Se extiende el mito que busca amparo ante la dependencia de los cultivos y el ganado. Las aguas del Ganges mantienen cultivos de los que dependen muchos millones de personas. Alimentado por el monzón, es sagrado y lugar de peregrinación en el que esparcir sus cenizas. La personificación del Ganges es la diosa Ganga, una hermosa mujer que con frecuencia tiene cola de pez en lugar de piernas y que aparece a lomos del mákara, un monstruo acuático similar a un cocodrilo. Una de las leyendas que explican el origen de Ganga está la que la señala como hija de Himawan, rey de las montañas. Los grandes ríos producidos por los monzones son torrentes purificadores para las almas de los difuntos. El baño ritual en el Ganges, el kumbhamela, es la principal ceremonia religiosa.

En las inmediaciones del río Amarillo surgió una zona agrícola de gran productividad. Aprovechaba el loes acumulado por el viento, canalizaciones de agua y cultivos en terraza.

Pueblo Bonito:
Era el centro de la civilización Anasazi, que construyó sus asentamientos en la base de grandes precipicios en el suroeste de Noretamérica. El entorno es un terreno seco que se encuentra bajo una meseta que recolecta esporádicas lluvias que caen como escorrentía por un barranco y llega hasta el valle en forma de cascada. Los Anasazi construyeron presas y canales para almacenar el agua o para desviarla donde fuese necesario. Pero hacia el 1300 la región estaba desierta debido a un fenómeno originado a miles de kilómetros de distancia. Dependían de la Oscilación del Sur del lejano océano Pacífico. Cuando agua inusualmente caliente se mueve hacia el oeste en el Pacífico, hace que los vientos cambien, llevándose la lluvia y las tormentas lejos del continente americano. Normalmente no dura lo suficiente como para tener un impacto a largo plazo, pero hacia el año 1300 d.C., el clima se quedó atascado en esta fase, produciendo una serie de grandes sequías que duraron décadas.

En zonas áridas del oriente medio la disposición de los asentamientos humanos variaba en función del rendimiento de pozos y fuentes. Los patriarcas de la Biblia eran al principio pastores de rebaños de cabras y ovejas, pero se vieron obligados a emigrar por culpa de las sequías y otras calamidades. Las ovejas y las cabras no pueden alejarse más de diez kilómetros de una fuente de agua, la distancia que pueden recorrer dos veces al día. Los garamantes empezaron en el siglo VI a.C. a desarrollar complejos sistemas de irrigación en la región de Fezán. Sus explotaciones agrícolas (vid, higueras, cebada y trigo) estaban aisladas en forma de oasis. Heródoto los califica de gran nación y menciona sus ganados y dátiles. Descubrieron reservas de agua contenidas por capas impermeables y excavaron largos canales subterráneos para su aprovechamiento. Los romanos destinaban gran cantidad de recursos y mano de obra a las explotaciones mineras. Para el desagüe de las minas subterráneas se empleaban múltiples ingenios como galerías de desagüe, norias, el tornillo de Arquímedes y la bomba de Ctesibius. No aprovechaban el principio de los vasos comunicantes.

La cultura nazca comprendía una confederación de reinos menores que afloraron desde el río Chincha, en Perú, hasta el sur del valle Acari, cerca de la frontera meridional de lo que ahora es Perú, y Chile. Las poblaciones nazca eran relativamente pequeñas, ya que también lo eran los ríos de la zona, cuya escorrentía era escasa, pero la gente respondía a las frecuentes sequías construyendo extensos túneles (de 500 metros) para alimentar acuíferos que llevaban el agua a bidones de almacenamiento fabricados con ese propósito. Muchos pueblos de Sudamérica, que tuvieron que enfrentarse a buen número de desastres naturales, identificaban sequías e inundaciones con con síntomas de enfermedades del cuerpo humano. Los sacerdotes intentaban aplicar a los desastres remedios de efectos sobrenaturales, actuando como si la tierra fuese un ser vivo.

El progresivo uso del agua llevó a una evolución de toda una serie de invenciones: represas, canales, acueductos, tuberías, fuentes, sifones, norias de irrigación y molino, bombas de tornillo, compuertas estancas, válvulas e impermeabilizaciones. En el levante español los invasores islámicos construyeron un avanzado sistema de irrigación que consiguió una huerta de gran productividad y se conservó por largo tiempo. En Europa tardó mucho en surgir la preocupación por la infraestructura de saneamiento. La construcción de Versalles (1680) incluyó 1.252 chimeneas pero ni siquiera un excusado y la nobleza hacía sus necesidades en los pasillos. El agua constituía una parte importante del proyecto, que contaba con 55 estanques y fuentes. El estanque más grande, el Grand Canal ocupa 24 hectáreas.


El principio de todo: Pensadores griegos:
El pensamiento griego a la hora de formular su concepción sobre el origen del mundo, partió tanto del mito como de la ciencia. Así, a partir del mito surgieron toda una serie de relatos sobre dioses y héroes legendarios y, a partir de la ciencia, apareció la respuesta racional, ofrecida por filósofos como Tales de Mileto o Pitágoras. A partir del siglo VI a. C., el pensamiento griego empezó a buscar repuestas al orden del Mundo, sustentadas en la razón. Tales (nacido en torno al 640 y muerto en el 545 a. C.) fue uno de los filósofos destacados de la Escuela de Mileto y defendía que el principio de todo era el agua, fundamentando su teoría en el hecho de que el agua era el único elemento que podía encontrarse en los tres estados de la materia: sólido, líquido y gaseoso. Considerado como el primer científico, expresó sus ideas de un modo lógico y no en términos mitológicos, y sustituyó las causas mitológicas por las naturales. Debajo de todo sólo había una cosa. El mundo no está constituido de muchos elementos sino que está hecho de agua. Anaximandro pensaba que «el hombre originalmente era un pez» y que unas especies podían transformarse en otras. Las criaturas vivientes salieron del agua, «cubiertas de conchas espinosas». Cuando más tarde parte del mar se secó algunas de esas criaturas llegaron a tierra firme, sus conchas se resquebrajaron y liberaron a nuevas especies animales. La naturaleza muestra al observador transformaciones morfológicas radicales como los estados larvarios o embrionarios. Para Anaxímenes, el tercero de los jónicos, el aer era la sustancia primaria, que podía variar de maneras muy interesantes. Era una especie de neblina cuya densidad oscilaba. «Cuando alcanza su máxima uniformidad es invisible... Los vientos arrecian cuando el aer es denso y se mueve bajo presión. Cuando se torna aún más denso, se forman nubes y estas se transforman en agua. El granizo aparece cuando el agua que cae de las nubes se solidifica, y la nieve cuando se solidifica en condiciones de más humedad»

En el siglo III a.C. unos pocos estudiosos griegos diseccionaron y estudiaron partes del cuerpo humano. Erasístrato pensaba que el corazón era una especie de fuelle con válvulas que impedían que la sangre fluyera en dirección contraria. Su coetáneo Ctesibio inventó una bomba de agua provista de dos cámaras. No sabemos si la idea inicial partió en realidad del médico.

Como elemento primordial de la naturaleza, durante la Edad Media se atribuía al agua toda clase de creencias imaginarias. Era frecuente referirse al efecto perjudicial para la salud de humores, vapores nebulosos y malignos vapores de agua enturbiada.


[ Inicio | Mar | Densidad | Física | Sal: Vida | Vertidos | Viento | Olas | Comunicaciones | Marea | Corrientes ]