PNL
Luca Taverna



Cerebro Progamación neurolingüistica (PNL):
En 1973 Richard Bandler (informático) y John Grinder (lingüista y Psicólogo) propusieron una serie de principios que indicaban que la mente y el lenguaje se pueden programar de tal forma que actúen sobre el cuerpo y la conducta. Los trabajos de perfeccionamiento John McWhirter (dácadas de los 80 y 90) dieron lugar a la PNL remodelada.

Etapas del proceso de aprendizaje:

  1. Incompetencia inconsciente (No se sabe qué es un coche ni cómo conducirlo).
  2. Incompetencia consciente (Es consciente de que no sabe conducir y lo intenta. Etapa en la que más se aprende).
  3. Competencia consciente (Sabe conducir y presta demasiada atención al proceso como embrague, intermitentes, palanca de cambio).
  4. Competencia inconsciente: Se realiza la acción sin ser prácticamente consciente. La atención se puede dirigir a otras cosas.
Objetivo Positivo, realista, detallado (cómo, cuándo, dónde)
Relacionar una tarea con un objetivo con premio más grande
Liderazgo, tener más éxito
Cambiar el efecto de los recuerdos problemáticos
Las palabras que emitimos son una pequeña parte de nuestra expresividad
Obtener energía de un objetivo mayor.
Un problema es simplemente un objetivo mal enunciado.
Anclaje: permite fijar los aprendizajes de una sola vez. Anclajes sucesivos (3)
recursos
submodalidad
ecología
Rapport, leading, calibrar a una persona
Energía. Mente y cuerpo forman un sistema
comunicación
persuadir
Control de la situación

Psicología: El modelo cognitivo:
Se basa en procesos del pensamiento y sus posibles disfunciones. Los problemas neuróticos se ven como debidos a errores relativamente pequeños en los procesos de razonamiento, mientras que los trastornos psicóticos reflejan distorsiones profundas en la función y la organización cognitiva. Por ejemplo, es bien conocido que las personas depresivas mantienen actitudes negativas hacia ellas mismas, sus experiencias y su futuro. De acuerdo con la teoría cognitiva, estas actitudes aumentan los sentimientos de depresión (Black, 1967). Aunque un episodio de depresión puede ser desencadenado por eventos externos, es la percepción de la persona sobre el evento la que hace aflorar los sentimientos depresivos. Experimentos en los cuales son inducidas creencias negativas sobre uno mismo en materias no depresivas han demostrado que suscitan humor depresivo. Pero el que procesos similares expliquen sentimientos depresivos más severos y duraderos en pacientes clínicos es otra cuestión, aunque los resultados prometedores de la terapia cognitiva, en la cual las actitudes de los pacientes depresivos se modifican directamente, pueden tomarse como evidencia indirecta de esta teoría.

La teoría cognitiva además abarca las creencias de la gente sobre la causalidad de los eventos (conocido como atribuciones). Por ejemplo, se ha sugerido que las atribuciones que se hacen sobre experiencias no deseadas determinarán el impacto de esas experiencias en las creencias subsiguientes acerca de uno mismo. Por tanto, si una mujer es rechazada por un hombre, es mucho más dañino para su autoestima si ella cree que la principal causa de ese hecho es su propia inadecuación, que si ella atribuye el hecho al propio comportamiento pasivo del hombre. Una aproximación atribucional sugiere que las experiencias fallidas son más dañinas si los individuos las atribuyen a factores de un carácter general e intrínseco a ellos mismos. Consistentemente con esto, se ha encontrado que la gente deprimida atribuye los malos resultados a factores de carácter general e intrínseco, mientras que atribuye los buenos resultados a factores cambiantes fuera de su control. (David A. Shapiro)

Emociones guiadas:
¿Sé cómo utilizar un diálogo de apoyo? Muchos de los problemas que nos creamos y mucho del apoyo que nos damos a nosotros mismos derivan de la misma fuente: un diálogo interno con nosotros mismos. Este diálogo es continuo durante la mayor parte de las horas que estamos despiertos. Estas "cogniciones" son vitales para nuestra supervivencia y crecimiento. Nos permiten adaptarnos a nuevas situaciones, a aprender, a sentir y a actuar cognitivamente en una variedad de escenas sin tener que llegar a ejecutarlas. Ellis, con su terapia racional emotiva, ha expresado durante años que la forma en la que nosotros pensamos determina lo que sentimos, con el corolario de que si podemos cambiar cómo pensamos también podemos cambiar cómo sentimos (Ellis y Harper, 1975). Su método terapéutico implica llevar a las personas a hablar internamente con ellas mismas para minimizar las emociones negativas que se crearían de otra forma.

Tres estructuras cerebrales:
Una hipótesis neuro-psicológica mantiene que los seres humanos poseen tres estructuras cerebrales: reptiliano, límbico y neocortical que corresponden a ciertos comportamientos y emociones. Reptiliano: La porción más primitiva del cerebro. Dedicada a las funciones fisiológicas (circulación, digestión, respiración) y a los comportamientos de procreación, jerárquicos y territoriales y las emociones de ira y miedo. Límbico: La porción del cerebro que se desenvuelve a partir del cerebro reptiliano dedicada a las funciones protectivas, afiliativas y cooperativas y a las emociones de amor, tristeza, vergüenza, culpabilidad y esperanza. Neocortical: La porción del cerebro exclusivamente humana dedicada a las funciones simbólicas de imitación, lenguaje, pensamiento lógico, el comportamiento adulto y la emoción del amor a la verdad.

  • http://es.wikipedia.org/wiki/Programaci%C3%B3n_neuroling%C3%BC%C3%ADstica

[ Menú Principal | UE | Formación | Tenerife ]