DOCUMENTOS
CINE
SeaQuest



SeaQuest SeaQuest:
¿Es Steven Spielberg un trekkie? Todo parece indicar que sí, puesto que SeaQuest, otra de sus ambiciosas producciones para la pequeña pantalla, es, sencillamente, la tras posición de las constantes de la creación de Gene Roddenberry al mundo submarino. Vamos, que es el Star Trek particular de los muchachos de la Amblin, pero en plan Viaje al fondo del mar de los años noventa. Pero seamos más concretos... Situémonos: siglo XXI, la humanidad ha colonizado la región más inexplorada de nuestro planeta, el mar. Nathan Bridger (Roy Tiburón Scheider), mitad científico, mitad militar, es el hombre idóneo para comandar el SeaQuest, un gigantesco submarino experimental que él mismo diseñó en el pasado y que, ahora, es una realidad tangible. Su experiencia en el campo de la investigación y el ejército, su veteranía (es un personaje legendario entre los suyos) lo con vierten en el único capaz de mantener el equilibrio de la tripulación híbrida (soldados y estudiosos) de la nave. Retirado en una isla perdida, la UEO, una especie de naciones unidas de la tierra y el océano, requerirá los servicios de Bridger, quien, a regañadientes, acaba aceptando su nueva faena, sobre todo, cuando conoce a la Dra. Kristin Westphalen (Stephanie Los últimos Juegos prohibidos Beacham), una mujer brillante y cuarentona de pechos inalterables, con quien emprenderá una relación sentimental que quedará inconclusa tras su marcha de a nave. El resto de la tripulación del SeaQuest -presentada en el piloto dirigido por el mismísimo Irvin Kershner (El Imperio contraataca)- lo conforman la cumplidora teniente Katherine Hitchcock (Stacy Superboy Haiduk), que coincide en el submarino con su ex-marido, el también teniente y cantamañanas Benjamin Kreig (John D’Aquino), Manilow Crocker (Royce D. Splash Applegate), el eficiente jefe de seguridad, Lucas Wolenczak (JonathanLa historia interminable II Brandis), un detestable crío prodigio que llegará a convertirse en oficial científico de la nave, el sobrio comandante Jonathan Ford (Don Nasty Boys Franklin), el vergonzoso y gafudo teniente Tim O’Neill (Ted Darkman Raimi), y el inexpresivo oficial Miguel Ortiz (Marco Sánchez).

SeaQuest Dos millones de dólares por episodio para mostrarnos todo tipo de construcciones, enfrentamientos y descubrimientos situados debajo del mar. Una buena porción de este jugoso presupuesto iba a parar a los efectos especiales y, particularmente, a las estupendas imágenes generadas por ordenador, cuya utilización supuso toda una novedad en el mundo de la televisión. Estas eran utilizadas, principalmente, para simular la monumental apariencia externa del submarino y todo lo que sucedía a su alrededor. Por lo demás, en esta primera temporada nos encontramos con las apariciones especiales de Charlton Heston en el episodio «Abalon», Yaphet Kotto (Alien, Homicidio, etc.) en «Treasure of the Tonga Trench», y William Shatner (¡es él!) en «Hide and Seek», cuarenta y pico minutos atestados de guiños trekkies. Con la llegada de la segunda temporada, la serie adquirió un aspecto global algo más sofisticado y cercano al género de la ciencia-ficción, prescindiendo de algunos de los actores del primer año (D’Aquino, Haiduk, Beacham, etc) y reclutando otros nuevos. La elección de estos fue, en su mayor parte, bastante acertada La encargada de personificar a la madura atractiva del SeaQuest fue la Dra. Wendy Smith (Rosalind Los chicos del maíz I Allen), nuevamente atraída por el conquistador Bridger y poseedora de una serie de aptitudes paranormales de bastante utilidad. A su lado, el impulsivo buceador Tony Piccolo (Michael Policías de Nueva Cork DeLuise), el retrasado Dagwood (Peter Jóvenes policías Deluise), y la hermosa teniente Lonnie Flenderson (Kathy Evison).

SeaQuest La trama de la serie se ensanchó con la introducción de una raza de humanos creados artificialmente a la que también pertenecía Dagwood. Estos, decididos a hacer valer sus derechos, lograban apoderarse de varios satélites armados y hacían sudar la gota gorda a los líderes del planeta. Finalmente, eran reconocidos como ciudadanos normales y la crítica social estaba servida. En definitiva, SeaQuest había adquirido un tono totalmente fantástico: hasta los extraterrestres, presentados por un Mark Hamill (Star Wars) más pasado de rosca que nunca, se daban un garbeo por el submarino. La última temporada de la serie, la tercera, trajo consigo a un nuevo capitán, el adusto Oliver Hudson, al que daba vida el curtido Michael Ironside (Scanners, Los inmortales I, etc.). Sin embargo, este apaño de última hora no remedió el descenso de una audiencia más que cansada de la incesante mediocridad de los guiones de la serie. En realidad, tampoco se podía esperar mucho teniendo en cuenta que desde sus máximos responsables, David J. Burke y Patrick Hasburgh, procedían de espacios tan clasicotes en su desarrollo escrito como Jóvenes policías, Sunset Beat o El equipo A. Pese a la superioridad de los efectos especiales de la serie, sus directores y algunos de sus actores, SeaQuest padecía los inconvenientes de un pésimo equipo de prosistas que ni siquiera hallaba la orientación definitiva de la serie y recurría a torpes soluciones argumentales como hacer desaparecer el submarino durante varios años para recuperarlo en el futuro. Resignación. (Jorge Riera)

SeaQuest SEAQUEST DSV: Creación: Rockne S. O’Bannon. Prod.: Anblin Television y Universal Television. Prod, ejec.: Clifton Campbell, David J. Burke, Patrick Hasburgh y Steven Spietberg. Int.: Rosalind Allen, Royce D. Applegate, Stephanie Beacham, Jonathan Brandis, John D’Aquino, Darwin, Michael Deluise, Peter Deluise, Kathy Evison, Don Franklin, Stacy Haiduk, Michael Ironside, Edward Kerr, Ted Raimi, Marco Sanchez y Roy Scheider. Música y tema: Don Davis y John Devney. 1993-1996. Emitida por TVE-1.


[ Menú documentos | Menú Piratas | Melville | Defoe | Submarinos | Atlantis | Leyendas | Bounty ]