USA
Cambios sociales



Martin Luther King Martin Luther King (1929-1968):
Nació en Atlanta, Georgia el 15 de enero de 1929. Desde 1954 era sacerdote baptista de la iglesia de la avenida Dexter en Montgomery, Alabama. En diciembre de 1955 organizó un boicot con el que se consiguió la abolición de la separación racial en los autobuses. Participó en numerosas protestas contra la guerra de Vietnam. El apoyo que recibió de Kennedy durante la campaña electoral de 1960 resultó recompensado con votos de afroamericanos. En 1964 le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz. En marzo de 1965 se une a la marcha de Selma a Montgomery (Alabama), invitado por la Liga de Votantes del Condado de Dallas. Los afroamericanos de Alabama encontraban multiples obstáculos para registrarse y votar. El presidente Lyndon Johnson organizó una sesión conjunta del Congreso televisada el 15 de marzo para pedir la introducción y sanción de una nueva ley de sufragio.

Asesinato (Memphis, 4 abril 1968):
A las seis de la tarde, en el balcón del motel Lorraine, recibe el impacto de bala que James Earl Ray le dispara desde una pensión situada enfrente. King, de 39 años, es herido en el cuello de tal gravedad que muere en el hospital una hora después del disparo. Se hallaba en Memphis debido a la huelga de basureros negros convocada el 12 de febrero, en protesta porque el ayuntamiento no aceptaba sus sindicatos como parte en las negociaciones. Una marcha de protesta de los huelguistases había sido reprimida brutalmente por la policía. El asesino murió en prisión (1998) dejando abierta la sospecha de que actuó a sueldo y no planeó el atentado. La estrategia de la consecución de derechos sociales sin utilizar la violencia resultó muy efectiva logrando cambios radicales. Se prevé que crezca la influencia del sector radical de Black Power, organizado en torno a los Black Panthers.


Meltingpot:
Un poderoso movimiento sindical, en lucha contra la agresiva patronal americana, se desarrolló al precio de las primeras revueltas sociales sangrientas. (Éste es el origen de la fiesta del trabajo del 1 de mayo.) Se crearon grandes sindicatos como el AFL (American Federation of Labor). Al final, patronal y sindicatos firmaron compromisos aún difíciles. La violencia de las luchas sociales después de la guerra de Secesión no impidió la integración de los inmigrantes y un patriotismo —común entre obreros y patronos, gánsteres de Chicago y financieros de Wall Street— que hizo posible esa integración: el meltingpot. El patriotismo es una cualidad americana. Cuando uno se convierte en ciudadano americano, se compromete. Se obtienen derechos pero se acepta estar sujeto a los deberes. Se presta juramento a la Constitución y a la bandera. También lo hacen en las escuelas, hasta los catorce años, todos los americanos: «Aledge allegeance to the flag of the United States of America and to the Republic which it stands for. One nation under God, with justice and liberty for all». (Barreau)


Conciencia de la desigualdad:
[Mientras en el Reino Unido se abrían paso las ideas que darían origen al informe Beveridge] al otro lado del océano, y en el preciso instante en el que la guerra comenzaba a experimentar un vuelco favorable a los aliados —es decir, en enero de 1944—, iba a aparecer en cambio un texto notablemente distinto. Me refiero al libro titulado An American Dilemma: The Negro Problem and Modern Democracy, cuyo autor fue el científico social sueco Gunnar Myrdal. Perfectamente consciente, como muchos otros ciudadanos de la época, de que eran muy numerosos los negros que estaban combatiendo en Europa y el Pacífico, la pregunta que Myrdal lanzaba a la sociedad era la siguiente: «¿Si lo que se espera de ellos es que se jueguen la vida en pie de igualdad con los blancos, cómo no habrían de disfrutar de esa misma igualdad tras la conflagración?». No era éste el único aguijón con el que se pretendía espolear el avance del movimiento en favor de los derechos civiles, pero desde luego sí que constituyó una de las primeras señales de que la gente estaba empezando a cobrar clara conciencia de los desequilibrios que aquejaban a la sociedad estadounidense. Además, a las preocupaciones relativas a las cuestiones raciales no tardarían en sumarse, en un plazo de tiempo relativamente breve, otras demandas de igualdad para otros grupos minoritarios, en particular los de las mujeres y los homosexuales. (Peter Watson)


Bernie Sanders sobre la causa común de los que menos tienen:
Lo que más me gusta del Dr. King no es sólo que ayudó a dirigir el movimiento de los derechos civiles y a poner fin a la segregación. Era un hombre increíblemente valiente. Estaba en una posición donde todos los medios lo amaban, diciendo mira lo que has hecho, como conseguir la Ley de Derechos Electorales y eliminar la segregación en el Sur. ¿Qué hizo después? Le dijeron tú eres un líder afroamericano, tu trabajo es preocuparte por los derechos civiles, no de la guerra de Vietnam ni de la distribución de la riqueza. Como era un tipo brillante, y esto es lo que me gusta de él, su mente creció. Eso hace una persona inteligente, no se queda en el mismo lugar toda su vida. Comenzó a entender. Ya no hay segregación en un comedor ¿pero de qué sirve si no puedes comprar una hamburguesa, o si no puedes enviar a tus hijos a la escuela? Y si estás hablando de la no violencia y EE.UU. la está desatando en Vietnam, eres un hipócrita si no hablas de eso. Fue asesinado en Memphis mientras apoyaba un esfuerzo sindical para mejorar los salarios y condiciones de trabajo de personas que estaban siendo explotadas. Y el proyecto que ocupaba los últimos meses de su vida era una marcha a favor de los pobres. No se trataba de afroamericanos sino de los blancos, los hispanos, los nativos americanos. En los años 50 los trabajadores blancos peor pagados estaban en Mississippi. El sistema les decía que eran superiores porque tenían ventajas respecto a los negros en fuentes, baños y restaurantes. Usan la estrategia de dividir frente a mujeres, gays o hispanos porque saben que cuando nos unamos para luchar por salarios dignos, la educación de los hijos y la seguridad social, hemos ganado sin duda. (Entrevista a Bernie Sanders, 2016)

Kennedy:
En su toma de posesión hizo una apelación elocuente a la solidaridad, iniciando un intento de reducir la pobreza e infundiendo ideales de tendencia altruista en la mayor parte de una generación. Pero su aportación más importante tuvo que ver con el movimiento de derechos civiles con el que mantuvo una relación a veces tensa, pero en el fondo cercana. Juntos, Martin Luther King y Kennedy consiguieron lo que ninguno de los dos hubiera alcanzado sin el otro. Los manifestantes persuadieron a la opinión pública de la urgencia de acabar con exclusiones heredadas. Kennedy ayudó a convencer a la sociedad y al sistema político de reconocer la legitimidad de la protesta y la causa de los negros. En varios momentos, y en contra de la recomendación de algunos asesores que pensaron que cualquier acción solidaria podría llevar a la pérdida de votos entre la población blanca en el sur del país, Kennedy tomó partida, demostrando su simpatía hacia King y los manifestantes.(Robert M. Fishman, 2016)

Según R.P.Jones en The End of White Christian America nos encontramos ante el fin de la predominancia blanca como un hecho consumado. Es necesario asumir la pérdida de centralidad —política, demográfica y cultural— de los blancos protestantes y la rápida transformación en un país con más hispanos, asiáticos y personas que declaran no pertenecer a ninguna fe religiosa. Mientras en 1993 el 51% de los estadounidenses se identificaban como blancos protestantes, en 2014, solo una generación después, solo lo hacía el 32%.


[ Inicio | Sociedad | América | ONU | Chomsky | Nuclear | Nacionalismo | Fundamentalismo ]