Vertidos en el mar
Turismo



Efectos de los vertidos en el medio marino: Turismo:


Castigadas costas del Mediterráneo:
[El crecimiento del turismo de masas se dio al mismo tiempo en que el litoral sustituía al patrimonio cultural como centro de interés del turista]. En la década de 1950, los trenes llenos de alemanes y de británicos empezaron a invadir Rimini, y las ciudades satélite crecieron tanto que Riccione y Milano Marittima empezaron a competir con la propia Rimini. La imagen de marca de estas tres poblaciones costeras ha sido durante mucho tiempo las apretadas filas de hamacas y sombrillas que marcan los dominios de cada hotel de hormigón. La evolución fue similar en Pisa, donde Viareggio se convirtió en el centro más importante del tráfico turístico toscano, satisfaciendo a una clientela al parecer menos interesada por las maravillas artísticas de Florencia y de otras ciudades toscanas que por unas vacaciones de sol y playa. [...] El turismo de masas, con nuevos hoteles y otras infraestructuras, se convirtió en la vía más importante de la recuperación económica de Italia, Grecia y España.[...] El turismo ha llevado prosperidad a zonas que antes eran pobres e improductivas, y sin embargo, el precio que se ha pagado en el aspecto medioambiental ha sido muy alto. La presión sobre los recursos acuíferos, la contribución a las emisiones de dióxido de carbono de las unidades de aire acondicionado, por no hablar de los aviones, y de la polución marina en las cercanías de los complejos hoteleros, han contribuido todas al deterioro del entorno del Mediterráneo [...] Junto a los viajes aéreos, las compañías navieras también han impulsado los viajes por mar, en algunas ocasiones no sin un cierto cinismo, argumentando que un crucero perjudica menos al medio ambiente que un vuelo. (David Abulafia)

Aumento del alcance de los vuelos:
En 1919 el capitán John Alcock y el teniente Arthur Whitten-Brown cruzan el Atlántico sin escalas. Despegaron en Terranova a bordo del bombardero Vikers Vimy y aterrizaron accidentadamente en una marisma irlandesa. Ese año el hotelero francés Raymond Orteig ofrece un premio de 25.000 dólares al primero en volar desde Nueva York a París o a la costa francesa. En 1927 Charles Lindbergh vuela de Nueva York a París en 33 horas y media. Aprovecha al límite las posibilidades de la tecnología disponible, que aún no pueden ser aplicadas a vuelos comerciales. En 1937 los hidroaviones Empire Boats de las Imperial Airways entran en servicio.

Airbus Industrie empezó como un consorcio de aviación europeo para competir con compañías estadounidenses como Boeing, McDonnell Douglas y Lockheed. Durante años el mercado estuvo prácticamente dominado por fabricantes de EE.UU. Las negociaciones para la colaboración entre fabricantes europeos comenzaron a mediados de la década de 1960. Uno de los factores del interés en la colaboración fue lograr el desarrollo de aeronaves de mayor capacidad de transporte. Entre sus principales preocupaciones estaba la creciente congestión de los aeropuertos europeos. El objetivo fijado en la reunión de 1965 era el de alcanzar los 100 pasajeros o más en distancias cortas y medias, a bajo coste. El siguiente gran objetivo fue fabricar un avión de corto y medio alcance que tuviera entre 250 y 300 plazas.

Vertido de aguas residuales en Canarias (2017):
En Canarias hay 355 vertidos de aguas residuales, entre ellos el 69% no están autorizados. En Tenerife hay 146 vertidos, de los que 89 no tienen autorización. En Gran Canaria de 109 vertidos censados hay 77 sin autorización. Las competencias en esta materia están repartidas entre todas las administraciones. En verano de 2017 la crisis de las llamativas microalgas llamó la atención de la ciudadanía sobre el tema de los vertidos. La afloración de cianobacterias y su pudrimiento en las playas no está relacionada con los vertidos. Una buena parte de los vertidos son incontrolados y la la responsabilidad se reparte entre distintas instancias. Cabildos y ayuntamientos son los responsables de gestionar las plantas de tratamiento y depuración, pero los gobiernos de Canarias y de España son quienes deben tramitar la aprobación de los vertidos. No se autoriza ningún vertido que no incorpore depuración, pero se vierte agua sin tratar. Algunas poblaciones con depuradoras instaladas vierten sin depurar porque las depuradoras no son operativas o han dejado de serlo. Las alternativas para evitar los vertidos son complicadas. Las aguas sucias no se puede almacenar en grandes cantidades sin convirtirse en un grave problema de salud pública. El agua no depurada vertida en tierra o en pozos contamina la capa freática y el agua de consumo humano. La alternativa a tirarlas al mar lo más lejos posible de las costas requiere costosas inversiones.


[ Inicio | Mar | Granadilla | Calentamiento | Antártida | Sobrepesca | Prestige | Prestige: Limpieza | Petróleo ]