Viajes
Españoles en Oriente



Españoles en Oriente:
Uno de los más importantes viajeros fue Ruy González de Clavijo (-1412), embajador de Enrique III de Castilla. Su libro sobre la embajada y viaje a Samarcanda (1403-1406), la corte de Tamerlan, fue muy difundido y traducido a casi todas las lenguas europeas. Domingo Badía y Leblich (1767-1818), Alí Bey el Abbassí, recorrió Marruecos, Egipto, parte de Arabia, Palestina, Siria y Turquía entre 1803 y 1807. El relato de sus viajes fue publicado en Francia. Corrío la suerte de los afrancesado tras la derrota en España de los bonapartistas. Richard F.Burton (1821-1890) tuvo en gran estima su relato durante su peregrinación a La Meca en 1853.

Adolfo Ribadeneyra (1841-1882):
Fue un diplomático empleado en Beirut, Damasco, Colombo y Teherán. En su gran viaje en 1869 entre Ceylán y Damasco, navegó el Indico y el Golfo Pérsico, remontó el Tigris hasta Bagdad y siguió a caballo. Escribió un ameno relato de este primer viaje, dando cuenta de sus visitas a Babilonia y Nínive. En Babilonia (1869) vio a "cinco hombres ocupados en sacar materiales para la construcción de una casa en Hillah, e imitándolos yo, coloqué con gran cuidado en mis alforjas dos ladrillos de los mejor conservados que allé a mano". En su segunda parte incluye una cuidadosa descripción de Palmyra. Realizó entre 1874 y 1875 otro viaje por el interior de Irán. Su dominio del farsi le permitió recoger originales informaciones, impresiones y experiencias.

Juan de Dios de la Rada y Delgado (1827-1901) fue un erudito y arqueólogo que encabezó la Comisión Científica embarcada en la fragata Arapiles (1871) destinada a adquirir antigüedades para el Museo Arqueológico Nacional, del que llegaría a ser director entre 1891 y 1900. Este viaje encargado por Amadeo de Saboya fue descrito por de la Rada en una obra monumental en tres volúmenes que cuenta con excelentes ilustraciones de Ricardo Velázquez Bosco.

Lhasa

Rodrigo Martínez Esteve (1894-1965):
Nacido en Valencia, llegó a Africa destinado en 1916 como Segundo Teniente. En Tetuán añade el dominio del arabe al del inglés y francés, y profundiza en el conocimiento de las costumbres locales. Intentó participar en el viaje a Filipinas que preparaba el capitán Carrillo Durán. Formó parte de un viaje a larga distacia de tres aviones Breguet XIX (1926). Reparó su motor en Túnez y se unió a Loriga y González Gallarza en El Cairo. De nuevo en el aire su motor se paró debido a una fuga de combustible cuando sobrevolaba el desierto de Arabia. Fue rescatado por un escuadrón de la RAF al borde de la muerte tras once días de penalidades. Regresó a España en su avión reparado justo cuando sus compañeros llegaban a Hanoi. Escribió el libro Una aventura en el desierto. Durante la guerra civil se negó a bombardear zonas civiles de Sevilla. Un consejo de guerra lo expulsó del Ejército y le condenó a muerte. La pena le fue conmutada por la de treinta años de prisión, aunque pudo salir en libertad en 1943.


[ Menú Principal | Oceanía | Filipinas | Cook | La Pérouse | Malaspina | Darwin ]