AFRICA
Música



Youssou N'Dour Música:
La música africana ha dado oxígeno a la música en general en el planeta, al contrario de lo que hace la contaminación. Y creo que ya es algo. Ha ayudado al desarrollo de la sensibilidad musical en el mundo. (Salif Keita)

M'Bemba:
Un trabajo que responde a la línea de sonoridades de marcada raíz africana que iniciara proverbialmente con su anterior entrega Moffou (2002). "Creo que es distinto porque no quiero dar siempre lo mismo a la gente", respondió Salif preguntado por la posible existencia de un paralelismo estético entre esos dos trabajos. (Javier Jiménez)


Africa occidental:
En la práctica, no tiene fin el catálogo de estilos musicales y de músicos de esta amplísima región del continente, países que fueron colonias británicas, portuguesas o francesas. Desde Cabo Verde (con artistas como B.Leza, Ildo Lobo, Cesaria Evora, Bana, Teófilo Chantre o Tito Paris, y músicas bellísimas como la nostálgica morna, la coladeira o el alegre fumaná, hasta Nigeria, donde emergieron la juju (con King Sunny Ade como exponente máximo), el vibrante y bailable highlife y el frenético afrobeat (con el revolucionario Fela Kuti por referente panafricano, sucedido por Tony Allen y Femi Kuti), pasando por Níger (con el sello tamazight de los tuareg), Benin (Angélique Kidjo) y Togo, países que comparten influencias del highlife, de la rumba congoleña y de ritmos cubanos. En Gahna se localiza también el highlife. De Costa de Marfil (Alpha Blondy, Tiken Jah Fakoly) son la mapouka, el zouglou, un reggae peculiar y muy popular, y el ziglibithy, mezcla de tres danzas de percusión tradicionales. En Burkina Faso (Farafina) imperan el soukous y ritmos afro-caribeños. Del castigado Sierra Leona (Seydu) son la palm-wine music, la maringa de influencia caribeña y el yole ritual. En Malí han surgido sin cesar grandes voces y maestros de la acústica, el ngoni y la kora (ésta última esencial en Gambia), intérpretes de una música intensa e hipnótica: el blues mandinga o del desierto (Ali Farka Touré, Boubacar Traoré, Banzumana Sissoko, Toumani Diabate). De Malí son también Salif Keita, Idrissa Soumaoro, Oumou Sangare y Rokia Traoré, o los tuareg de Tinariwen y sus cantos rebeldes sazonados con la eléctrica. Griots guineanos como Mory Kanté y Sékouba Bambino han tomado el baláfono (instrumento de percusión próximo al djembé) para sus propuestas. De Guinea-Bissau (Bidinte, Manecas Costa) es el estilo gumbé, mezcla de las tradiciones mandinga y diola de Guinea y Senegal. Y de este último país es el frenético nbalax, cuya abrumadora presencia resta protagonismo a otras rítmicas sobresalientes, como la salsa nbalax (Laba Socé, Orchestra Baobab, Africando), nacida del cruce de influencias Cuba-Senegal, o el potentísimo rap senegalés (Positive Black Soul, Daara J). Youssou N'Dour, Baaba Maal, Ismaël Lô, Cheikh Lô, Wasis Diop y Touré Kunda están también entre los artistas senegaleses más conocidos.(Javier Jiménez)

Jazz:
Los ritmos superpuestos de las danzas rituales de Africa occidental -que combinaban diversos instrumentos de percusión con palmas, gritos y pisotones- se fueron complicando tanto que resultaban indescifrables para los no iniciados. Según el escritor Marshall Stearns, no era rao que un conjunto de percusión combinara simultáneamente compases de 3/4, 6/8 y 4/4, una mezcla mucho más complicada que cualquiera de las existentes en la tradición clásica occidental. También la línea melódica es diferente. Cuando la escala africana de cin co notas (pentatónica) se topó con la escala europea de siete notas (diatónica), surgieron extraños intervalos en los lugares ocupados en Europa por las dos notas de más. El resultado fue una manera de tocar muy diferente de la basada en la escala europea "temperada", más "pura" e inflexible. La música religiosa, y en especial la relacionada con el culto a los antepasados, es una tradición común a muchos pueblos africanos, que se transmitió al Nuevo Mundo junto con las danzas en corro, donde los participantes entran en trance por medio de la danza y el ritmo.

Amen. salif Keita (1991)
La sorprendente voz de la superestrellade Mali aplicada al jazz, en una mezcla radical de continentes, con músicos africanos y caribeños, grabado en París con la colaboración de los veteranos héroes de la fusión Joe Zawinul (arreglista y productor), Wayne Shorter al saxofón, el percusionista Bill Summers y el gran guitarrista Carlos Santana. El movimiento world music puede cambiar de vocabulario pero no cambia su espíritu aventurero.(Sello: Mango)

African Space Program. Dollar Brand (1973)
Dollar Brand, llamado luego Abdullah Ibrahim, es uno de los mejores músicos surgidos del ambiente jazzístico de Africa del Sur desde los años 60. Pasó muchos años en el exilio y se dejó influir por Thelonius Monk y Duke Ellington (que le presentó en los EE,UU,). Su música conserva el sabor reverberante de los tambores africanos, los sonidos vocales y la música de iglesia, con una dignidad en los textos insólita en el jazz. Esta es una de sus raras sesiones con big band, al estilo de Ellington, centrada en el tema Tintiyana y que cuenta con el emocionante saxofón de Carlos Ward. (Sello: Enja)

Nafas. Rabih Abou-Khalil (1988):
Virtuoso libanés del oud de 11 cuerdas, que ha trabajado con músicos de jazz como Charlie Mariano y Sonny Fortune. Abou-Khalil comprende el jazz y su música potente y etérea está llena de matices. La flauta de bambú (nay) de Selim Kusur añade atmósfera. (Sello: ECM)


[ Menú Principal | Menú Africa | General | Marruecos | Nilo | RASD | Nómadas ]